Las verdades a medias de Salgado y Bartra sobre las reformas políticas

La República
11 05 2019 | 08:07h

Boicot naranja. No es cierto que las propuestas de Martín Vizcarra recién entrarían en vigencia a partir del 2021. La modificación sobre la inmunidad parlamentaria puede regir para los actuales congresistas, según aclaran César Landa y Samuel Abad.

Cita textual de Luz Salgado, durante el Pleno del Congreso: “¡Que sepa bien la población que la reforma política es para después del 2021!”

Luz Salgado intentó retractarse después.

En diálogo con La República, los abogados constitucionalistas César Landa y Samuel Abad aclaran que, por ejemplo, la reforma constitucional para modificar el actual blindaje de la inmunidad parlamentaria puede entrar en vigencia este mismo año.

PUEDES VER Vizcarra: "Este Gobierno lucha contra la corrupción para tener recursos para obras"

Pero para que eso ocurra, el actual Parlamento debe tener la voluntad política, según anticipa Samuel Abad.

Sin embargo, como ha quedado en evidencia, Fuerza Popular, con Rosa Bartra en la presidencia de la Comisión de Constitución, ha optado por no priorizar esta reforma.

Los pasos urgentes 

Entre las doce propuestas de reforma política, el presidente Martín Vizcarra incluyó el proyecto de Ley número 4192, que plantea que la inmunidad parlamentaria ya no sea decidida por el mismo Congreso, sino por la Corte Suprema. Con esta reforma terminaría el tradicional blindaje entre los congresistas, tal como ocurrió con el ahora prófugo Edwin Donayre.

PUEDES VER Reforma política sería inviable con agenda de Bartra

Por tratarse de una reforma constitucional, los plazos para que entre en vigencia este año son muy ajustados. Primero: el Congreso tendría que aprobarlo en la presente legislatura que culmina el 15 junio: Este plazo puede ser ampliado hasta julio.

Luego, se tendría que volver a votar en la siguiente legislatura que se inicia en agosto. En ambos casos se requiere 87 votos. En tal sentido, como lo ha señalado el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, esta reforma solo sería posible con los necesarios 54 votos de Fuerza Popular. 

Vigencia inmediata

Si el Congreso logra aprobar esta reforma sobre la inmunidad parlamentaria en la presente legislatura y lo ratifica en agosto, podría entrar en vigencia en forma inmediata, a diferencia de lo que plantea la fujimorista Luz Salgado.

“La inmunidad parlamentaria puede modificarse tan pronto sea aprobada en dos legislaturas ordinarias o en una más un referéndum, pues se trata de una reforma constitucional. Es decir, podría aprobarse antes. El tema es que exista voluntad política”, apunta el abogado Samuel Abad, ex Adjunto en Asuntos Constitucionales de la Defensoría del Pueblo.

El constitucionalista César Landa agrega que el artículo 103 de la Carta Magna desarrolla el principio de los hechos cumplidos, por lo cual la nueva reforma sobre la inmunidad parlamentaria tendría vigencia para todos los casos en curso desde su entrada en vigencia.

PUEDES VER Del Solar al Congreso: "Si no les interesa la reforma política, díganlo abiertamente"

Es decir, si el Congreso modifica la Constitución en dos votaciones, en junio y agosto, a partir de setiembre ya no habría el blindaje de congresistas, incluso con respecto a aquellos que actualmente son investigados por el Ministerio Público y cuyas diligencias no avanzan, debido a la inmunidad parlamentaria.

Esto último ocurre con legisladores como Richard Acuña, quien debe ser investigado por falsificación de documentos; Betty Ananculí, por falsear información sobre sus estudios; Edilberto Curro, por falsedad genérica, y Wilbert Rozas, por incremento indebido de su sueldo cuando era alcalde de Anta.

Todos ellos siguen siendo protegidos por falta de la modificación de la inmunidad parlamentaria. 

Postura naranja

La congresista Luz Salgado reclamó en Twitter que este diario no había tomado en cuenta la versión que nos dio luego del Pleno, pero en el audio grabado, ante la insistencia de la pregunta, ella dice textualmente lo siguiente: “O sea, la reforma que vamos a hacer ahora es para que se aplique en el 2021”.

Al referirse a plazos previos, ella misma enfatiza: “Antes del 2021, la gente se está muriendo de anemia, pues”.

De hecho, su versión fue ratificada por Milagros Salazar, quien, también en conversación directa con este diario dijo: “Las leyes que se aprueban no es para ahora, sino para el 2021. A partir del 2021 es la reforma política”.

Otros proyectos urgentes

Hay por lo menos otros tres proyectos de reforma que pueden tener vigencia antes del 2021, a diferencia de lo que plantea el fujimorismo.

Es el caso del proyecto N°4189 que busca establecer responsabilidad administrativa en los partidos políticos, cuando se ha detectado responsablidad por el delito de cohecho activo transnacional.

También el proyecto N° 4188 tiene como objetivo replantear los requisitos para la inscripción de los partidos políticos y también puede regir a la brevedad, para que nuevas organizaciones políticas puedan procurar su inscripción legal con nuevas reglas de juego.

PUEDES VER Mauricio Mulder califica de "mamarracho" los proyectos de ley del Ejecutivo

Y está la iniciativa legal N°4195, cuyo objetivo es fortalecer las funciones de fiscalización de los consejeros regionales y regidores. Puede regir para la actual gestión, si así lo decide el Congreso en su texto final.

El mismo presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales (ANGR), Mesías Guevara, respalda esta reforma, para que entre en vigencia en el presente periodo.

Bartra y su cronograma

“Las reformas que ha presentado el Poder Ejecutivo han iniciado su debate desde el 16 de abril”. Esta es la otra falsedad que corresponde a Rosa Bartra, presidenta de la Comisión de Constitución.

Si bien a la sesión del 16 de abril fueron invitados el ministro de Justicia, Vicente Zeballos, y Fernando Tuesta, expresidente de la comisión especial, en la práctica, y a la luz de lo que ocurrió luego, se trató solo de una forma de mecida. 

Y es que ambos comentaron el proyecto de Vizcarra N°4186, que desarrolla modificaciones en materia electoral, pero bajo la metodología adoptada por Bartra y respaldada por el Apra, dicho texto es solo un insumo y no tiene ninguna prioridad para su pronta aprobación.