Susana Villarán y su versión sobre cómo se financió la campaña a la no revocatoria

Christian Silva
2019 M05 10 | 15:35 h

Previo a las elecciones para la revocatoria, Susana Villarán había explicado de dónde provenían los aportes para su campaña. Fiscalía pidió 36 meses de prisión preventiva en su contra.

El jueves 9, el Ministerio Público solicitó 36 meses de prisión preventiva para Susana Villarán por los aportes que Odebrecht y OAS habrían aportado para su campaña de la no revocatoria y de la reelección municipal.

Previo a los comicios para la no revocatoria del 2013, Villarán, en una entrevista para RPP, había indicado la procedencia de los aportes para la campaña, en el que incluyó a empresarios con grandes recursos.

PUEDES VER Susana Villarán recibió $10 millones de Odebrecht y OAS para campañas, según Fiscalía

“La campaña del No se financia por aportes de personas, desde ciudadanos que van a distintas actividades”, explicó Susana Villarán entonces, “hay una fiesta de jóvenes en la recaudación, no es millonaria, sino significativa; hay cenas de 500 soles, muchas; hay aportes de empresarios de Gamarra hasta empresarios que tienen muchos más recursos”.

En aquel momento, la ex autoridad metropolitana sostuvo que Anel Towsend estaba a cargo de la campaña y que había asegurado que se iba a presentar de forma “exhaustiva” la lista de aportantes, además del reporte de ingresos y egresos. “Eso es un acto de transparencia”, expresó Villarán.

PUEDES VER PJ evaluará prisión preventiva para Susana Villarán y otros este lunes

Susana Villarán y la hipótesis de la Fiscalía para solicitar prisión preventiva

El pedido del fiscal Carlos Puma Quispe contra Susana Villarán también solicita la misma media para el ex gerente municipal José Miguel Castro, así como para Gabriel Prado Ramos, César Simón Meiggs, Óscar Vidaurreta y Luis Gómez Cornejo.

Según la hipótesis del Equipo Especial Lava Jato, Villarán habría cometido asociación ilícita para delinquir, cohecho, colusión, lavado de activos, negociación incompatible, y tráfico de influencias.

Para el fiscal Puma Quispe, José Miguel Castro habría pedido 3 millones de dólares a Odebrecht y otros 3 millones a OAS, mientras que a esta última le solicitaron 4 millones para la reelección de Susana Villarán. Incluso, Jorge Barata detalló que del monto aportado por la primera constructora se dio en dos partes: dos millones entregados en Brasil y un millón en Lima.