Caso Orellana: colaborador reveló esquema de testaferros en juicio a red criminal en Sunarp

La República
9 M05 2019 | 10:15h

Testigo de clave 01-2015 contó quiénes eran los testaferros del Estudio Orellana, sus pagos y funciones en la organización criminal infiltrada en Sunarp. Ludith Orellana y otros 19 acusados conforman el juicio.

El testimonio del colaborador eficaz 01-2015 en el juicio contra la red infiltrada en Sunarp durante los años 2009 y 2013 ha modificado el avance del proceso contra la organización criminal liderada por Ludith Orellana.

Durante la audiencia desarrollada este jueves, la jueza Fernanda Ayasta, los fiscales Elvis Suárez y Eiser Jiménez, así como las defensas de los 20 acusados en el proceso, escucharon las revelaciones del testigo. Identificado como extrabajador del Estudio Orellana en el mismo periodo de actividad ilícita, contó los pormenores de sus integrantes. 

PUEDES VER Colaborador eficaz declarará este jueves en juicio a la red Orellana en Sunarp

Resguardado por una fiscal adjunta y protegido con moduladores que alteraron su voz, el colaborador 01-2015 contó por videoconferencia todo lo que sabía. Así, enumeró a los testaferros que conformaron el "área de saneamiento" del Estudio Orellana

Según precisó, dos de ellos reclutaron y recomendaron a otros con el propósito de colocar sus firmas en documentos hechos por esa área a cambio de una comisión y apropiarse ilícitamente de terrenos para luego venderlos. "José Escobar Jaén trajo a Rosa Ledesma, René Ocaña, Eduardo Smith, Rosalía Vargas entre otros. Tenían que ser gente de confianza", precisó. 

PUEDES VER Archivan acusaciones contra dos colaboradores en juicio a la red Orellana en Sunarp

Como se recuerda, Escobar afirmó en sesiones pasadas que captaba a sus conocidos para presentarlos a Ludith Orellana, jefa del "área de saneamiento". Otro ejemplo crucial fue el de Hernán Villacréz Torres, "que trajo a personas de la Selva como Mike Torres Torres, Tesalia Pacaya, Manuel Villacréz, Enique Hipushima, etc". 

Este grupo fue trasladado desde Pucallpa a Lima en varias ocasiones para colocar sus rúbricas en papeles fraudulento. Con esta modalidad y en complicidad con funcionarios de Sunarp lograron inscribir 47 títulos de propiedad a favor de la red delictiva.

PUEDES VER Testigo reveló comunicaciones entre red Orellana y exfuncionario de Sunarp

Todos fueron convocados al Estudio en lo sucesivo, a decir del colaborador eficaz, por las abogadas Katherine Díaz y Patricia Rojas, del entorno cercano de Ludith Orellana. Por estos ilícitos, los testaferros recibieron montos variables "de S/100, S/200, S/500, S/1000, dependiendo de quiénes participaban", añadió, asegurando que las contraprestaciones podían ser también en dólares .

Código de clientes

Un denominador común entre los testaferros fue que algunos estuvieron consignados en un archivo Excel llamado 'Código de Clientes', donde estaban ordenados alfabéticamente sus nombres así como de los casos Cervatel, La Coruña, Plaza Arenas, Coopex, entre otros. Todos ellos coincidentes con los inmuebles materia de investigación del caso. 

PUEDES VER Red Orellana pagó viajes de testaferro a Lima para inscribir terrenos en Sunarp

"El documento fue creado por indicación expresa de Ludith Orellana", narró el colaborador, atendiendo que se hizo con el objeto de facilitar la lectura de los casos en el Estudio. Además, tanto el llamado de los testaferros como la creación de la hoja de cálculo, tuvieron como origen el año 2009, lo cual acercan los hechos a la tesis fiscal respecto del marco temporal propuesto.

Apoyos externos

La implementación de códigos para los casos, según la persona que declaró en audiencia vía videoconferencia, se efectuó hasta finales del 2013. "El personal también tenía su código de identificación en un Excel", añadió. 

Asimismo, en relación a las empresas vinculadas a la red de Rodolfo Orellana se encontraban Juez justo, ABC Group, Orellana Grupo Inmobiliario, entre otros. "Habían sido creadas para facilitar procesos y procedimientos mediante liquidadores, inmobiliarias que permitían la venta de los inmuebles, un medio de comunicación que defendía temas del grupo Orellana", acotó. 

Estas declaraciones coincidieron también con otras de testaferros que aseguraron la existencia de 'empresas cascarón', con el objeto de liquidar deudas y vender predios. Para este rol fue crucial la coordinación con Sunarp, cuyo jefe en el citado periodo de actividad ilícita fue Álvaro Delgado Scheelje.