Héctor Becerril considera que se "regala" dinero con apoyo a producciones peruanas

Christian Silva
8 M05 2019 | 15:35h

El congresista Héctor Becerril se mostró en contra de la Ley de Cine por el dinero destinado en apoyo de la producción cinematográfica nacional. Fuerza Popular buscó impedir su aprobación.

Este miércoles, el Pleno del Congreso aprobó la ley que fomenta y promueve la actividad cinematográfica y audiovisual peruano, contra los intentos de la bancada de Fuerza Popular para regresarlo a la Comisión de Cultura. Ante ello, el fujimorista Héctor Becerril, en rechazo a esta norma que ayuda a la producción del cine nacional, consideró que se “regala” este dinero.

A través de su cuenta de Twitter, el parlamentario naranja se mostró contra los grupos de izquierda a favor de esta ley, pese a que tuvo el apoyo mayoritario del Congreso y que solo tuvo el rechazo fujimorista y de un grupo de Concertación Parlamentaria.

PUEDES VER Votos de Fuerza Popular evitan la creación de Fiscalía Suprema Anticorrupción

“Ahora quieren regalar 33 millones a la industria cinematográfica”, expresó Héctor Becerril, sosteniendo que se busca favorecer a artistas que participaron en la campaña de la no revocatoria de Susana Villarán.

La postura de Héctor Becerril, investigado por presunta vinculación a la organización criminal ‘Los Temerarios del Crimen’, es una expresión del fujimorismo, que ya había retrasado anteriormente el debate y aprobación de la Ley de Cine, que fue impulsada por Francisco Petrozzi, quien dejó la bancada de Fuerza Popular el año pasado.

PUEDES VER Salgado: "Que sepa bien la población que la reforma política es para después del 2021" [VIDEO]

La norma permite ampliar los fondos para la industria cinematográfica peruana de 2 000 a 6000 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), que por el momento son 25 200 000 soles. 40% de este monto es para las regiones.

Anteriormente, Milagros Salazar de Fuerza Popular también se mostró en contra de la iniciativa, dado que “ahí no se ve rentabilidad”, añadiendo que no se podía destinar presupuesto “a unas cosas que no son de vital importancia”.