Testigo reveló comunicaciones entre red Orellana y exfuncionario de Sunarp

La República
7 M05 2019 | 09:44h

Exempleada del Estudio Orellana reveló que sus integrantes se comunicaban con Pedro Guzmán, exregistrador de Sunarp que direccionó títulos de propiedad a favor de red criminal de Ludith y Rodolfo Orellana.

La extrabajadora del "área de saneamiento" del Estudio Orellana, Katyuska Hidalgo, rindió este martes su testimonio en el juicio que se sigue contra 22 acusados por el caso de la red criminal de Ludith y Rodolfo Orellana infiltrada en Sunarp entre los años 2009 y 2013. 

La testigo, frente a las preguntas del fiscal Eiser Jiménez así como las de otros abogados, afirmó que se realizaron pagos a "contactos", personas externas al bufete de abogados. Entre ellos figuraba uno de los imputados: Pedro Guzmán Molina, quien se encargó de direccionar, desde Registros Públicos, alrededor de 47 títulos de propiedad a favor de la red Orellana. 

PUEDES VER Testigo afirmó que Ludith Orellana solicitó comunicarse con exjefe de Sunarp

"La comunicación era constante con él porque hacía la inscripción de títulos", precisó Hidalgo en audiencia ante la jueza Fernanda Ayasta. A ello acotó también que, los "contactos" del "área de saneamiento" que dirigía Ludith Orellana "tenían la función de favorecer un trámite". 

El testimonio fue más detallado puesto que ella pudo escuchar las conversaciones por teléfono que sostuvieron los trabajadores del Estudio Orellana cuando se desempeñaba como practicante preprofesional en el bufete entre el 2009 y 2010. 

PUEDES VER Extrabajador de Estudio Orellana confirmó estructura de la organización criminal

Tanto Ludith Orellana, así como su secretaria Carla Cruzado y sus abogadas de confianza Katherine Díaz y Patricia Rojas "lo llamaban reiteradamente y siempre se conocía al registrador como Pedro o Pedrito", llegó a afirmar Katyuska Hidalgo.

Esquemas y distribuciones

Desde el arranque del testimonio, Hidalgo identificó que Ludith Orellana era la jefa del 'área de saneamiento', pero también que los procuradores -encargados de los trámites en el Estudio- de confianza eran Eyner Flores y Jesús Verde. De ellos indicó que "llevaban dinero" a las personas externas al bufete y que beneficiaban a la red criminal. 

"Se jactaban mucho de que llevaban una cantidad de dinero grande a alguien conocido como Pedro, Pedrito, como US$2 mil", agregó la testigo, especificando que quienes brindaban las órdenes de pago eran Katherine Díaz y Patricia Rojas, entorno íntimo de Ludith Orellana

PUEDES VER Red Orellana pagó viajes de testaferro a Lima para inscribir terrenos en Sunarp

En cuanto a las comunicaciones, estas se encontraban aseguradas por la entrega de diversos celulares corporativos a los trabajadores. Fue a través de ellos que la testigo dictaba los números de distintos títulos de propiedad a las personas de confianza de Ludith para que estas luego se los pasen a sus contactos. "Tenía que ser designado al registrador de Sunarp, al señor Pedro Guzmán", precisó. 

Por último, otra de las revelaciones que hizo la testigo Katyuska Hidalgo fue el de que Ludith Orellana la citó en 2009 a su despacho y le pidió el favor de firmar un contrato cuyo contenido desconocía, pero con el fin de "poner un local a mi nombre". "Le di una respuesta negativa y mi contrato culminó pocos días antes de que se cumpla el plazo, sorpresivamente", indicó. 

Avances

De acuerdo con el fiscal Eiser Jiménez, adjunto del Quinto Despacho de la Fiscalía Supraprovincial Anticorrupción, "la declaración es muy valiosa ya que va entrando al tema de los fines de la organización que eran los sobornos a funcionarios para lograr los objetivos". 

La tesis del Ministerio Público no solo se centra en la estructura de la organización criminal que se enquistó en Sunarp, sino también en los pagos a autoridades para obtener terrenos ilícitamente y usar a otros testaferros para estos propósitos.