RMP: "Ha habido un ‘terruqueo’ en el Congreso los últimos dos años”

Anabella Manco
h

Rosa María Palacios, en la nueva edición de Sin guion, habló de la suspensión de la congresista María Elena Foronda y el trasfondo del problema en las contrataciones del Estado. 

RMP se refirió explicó que la suspensión de 120 días de la congresista de Frente Amplio, María Elene Foronda, ha originado preguntas en torno a la contratación en el Estado.

PUEDES VER  Salvador del Solar expone Plan de la infancia y adolescencia en el Congreso

La abogada expuso que el artículo 139 de la Constitución señala que el régimen penitenciario pretende la reeducación, rehabilitación y reinserción de la persona que cumple condena.

“Si se ven estadísticas el 80% de los presos en el Perú no son reincidentes, es decir, no regresan nunca al sistema penitenciario. Dentro de lo malo de nuestro sistema esto se logra”, comentó.

Asimismo, detalló que el artículo 60 del Código Penal sostiene que una persona que ha cumplido una pena establecida es considerada ‘rehabilitada’, lo cual significa que se le restituye los derechos restringidos por sentencia y se cancelan los antecedentes penales, judiciales y policiales.

“Si yo ya pague mi pena puedo volver a trabajar, a producir, a ser parte de la sociedad como cualquier persona”, indicó.

La conductora de RTV resaltó que el Congreso de la República ha convencido a la población de que el terrorista no cambia de ideología  y, por tanto, no hay posibilidad de rehabilitación, arrepentimiento o reinserción.

Para la letrada, la congresista María Elena Foronda no cometió ninguna infracción al contratar a Nancy Madrid, quien cumplió 18 años de pena por pertenecer al MRTA, pues la legisladora la encontró rehabilitada.

“Ella cumplió con las leyes, pero el Congreso hizo un escándalo porque hubo un reportaje del tema y le pusieron 120 días de suspensión a la congresista Foronda”, indicó.

¿Qué es más peligroso? La conductora de Sin guion precisó que es difícil pensar que el MRTA este en funcionamiento, no obstante, es preocupante que un funcionario que ha cometido lavado de activos o delitos contra la administración pública vuelva a trabajar para el Estado.

“Lo que quiere la sociedad es que no reincidan. Esto es una tontería, tanto así que la justicia lo resolvió hace 200 años. Ha habido un ‘terruqueo’ en el Congreso los últimos dos años”, concluyó.