Prefecta de Tacna es denunciada por su esposo de violencia familiar

La República
02 May 2019 | 1:02 h

Investigación. Representante del presidente Vizcarra se defiende y dice que su pareja la golpeó hace un año. Salazar afirma que Policía rechazó su denuncia en tres oportunidades.

Un tormento vive la familia de la prefecta regional Anyela Cueto Mamani (35), que representa al Gobierno nacional en Tacna. Su esposo, Jim Mike Salazar Zapana (42), la denunció el último martes ante la Policía Nacional por violencia física, psicológica e infracción a las leyes de protección al menor. Ella, madre de dos niños, niega las denuncias y afirma ser la real víctima del caso.

La pareja concluyó su relación en el 2018 pero firmaron el 31 de octubre un acuerdo de conciliación para permanecer ambos en la vivienda con sus dos hijos de 4 y 1 año. El terreno de la casa es propiedad de la prefecta y la inversión de construcción es de su esposo. 

PUEDES VER: Destruirán 230 mil galletas para combatir anemia en Tacna por no ser aptas para consumo

Salazar, con tono desesperado, relató que el último sábado Cueto, en medio de una discusión, le lanzó un balde en el brazo. Por ello convocó a la Policía a su hogar e interpuso una denuncia. El martes, su padre Pablo Salazar Gómez (73) denunció a Cueto por agredirlo e intentar llevarse a los niños en estado etílico.

“El año pasado y este año, en tres oportunidades intenté denunciar pero la Policía la protege, la apañan, hacen llamadas, se burlan de mí”, dijo.

Se quejó del fiscal Wilber Chávez de no acudir a la comisaría el martes a atender su denuncia. Salazar considera que sus hijos, uno de ellos con autismo, está en riesgo por las supuestas reuniones sociales con alcohol que se hacen en su casa.  

LO NIEGA

Cueto, compungida y con voz débil, rechazó la versión de su esposo. Señaló que hace un año fue golpeada por él pero no denunció con la esperanza de que pudieran solucionar sus problemas. Además dijo que su suegro vive en su casa en contra de su voluntad, impuesto por su esposo.

PUEDES VER: Peruana trasladaba cocaína en envases de maca a Chile [FOTOS]

Sostuvo que la única vez que bebió en su casa fue en su cumpleaños en febrero, concluyendo la reunión a las 23:30 horas. Afirmó atender a sus hijos todos los días y que es su esposo quien está ausente la mayor parte del mes por trabajar en una mina. Reconoce que su error fue trabajar en exceso en su cargo y si algunas veces llegó con aliento alcohólico a su hogar, fue por los brindis que se realizan en las reuniones protocolares. 

Enfoque: Vergüenza y temor por denunciar

Enrique Azocar - Psicólogo

Existe un prejuicio social sobre las denuncias de violencia de un varón a una mujer. Los hombres solo han recurrido a una denuncia cuando la violencia es física, pues están dispuestos a soportar insultos de grueso calibre.

El principal temor de un hombre es no poder ver a sus hijos y que no crean en su denuncia. Erróneamente, los varones creen que el sistema judicial está hecho para favorecer a la mujer. Antes de denunciar, los varones consultan su decisión a familiares y amigos y usualmente reciben una misma respuesta: ¿Cómo vas a denunciar a la madre de tus hijos?