Alan García recibió el adiós definitivo de la militancia Aprista

La República
19 04 2019 | 21:00h

Despedida. Luego de dos días de velorio, el cuerpo del expresidente que se suicidó para evitar a la justicia fue cremado en el cementerio Mapfre, en Huachipa, y con ello se cerró un capítulo en el Apra. En la ceremonia, los hijos de García revelaron que dejó una carta antes de suicidarse. Mientras que su secretario, Ricardo Pinedo, invocó a la cúpula aprista a abandonar sus “proyectos personales” y relanzar el partido con nuevas bases.

La Casa del Pueblo cobijó ayer por última vez al expresidente Alan García, quien el miércoles 17 se suicidó luego de conocer su orden de detención preliminar por el caso Lava Jato. Desde temprano, el cuerpo del líder aprista yacía sobre un ataúd bañado de flores y rodeado por sus hijos, además de congresistas y dirigentes del Apra y cientos de simpatizantes, quienes acudieron al Aula Magna del local de este partido para velarlo.

Pero la ceremonia y el luto no apaciguaron los discursos de los congresistas apristas que protestaron contra sus adversarios políticos, la prensa y la fiscalía por la muerte de García.

PUEDES VER Congresista fujimorista asegura que incendio en Mesa Redonda es "cortina con humo"

“¡Quiero decirte que tu sitio en la historia nadie te lo quita. Ni la insania de la justicia que sentencia sin pruebas. Ni el odio de aquellos adversarios que derrotaste y humillaste en las ánforas siendo dos veces presidente!”, expresó ofuscado el legislador Elías Rodríguez.

En esa línea se expresaron Mauricio Mulder y Jorge del Castillo. “¡Él siempre defendió la democracia, fue respetuoso de la libertad de expresión e independencia de poderes, no como ahora que están comprados por el poder político!”, exclamó Del Castillo.

PUEDES VER Alan García se despidió de sus alumnos una noche antes de suicidarse

En tanto, el exsecretario de García, Ricardo Pinedo, también atribuyó la partida de su líder a sus contrincantes, pero ello no evitó que llame la atención a la dirigencia del Apra.

“Que este hecho, y depende de muchos de nosotros, les ruego e imploro, sea un punto de partida para unir nuestra organización. Es momento de dejar proyectos personales, acercarnos a las bases y relanzar el Apra”, expresó.

Pero el momento álgido fue cuando la hija del expresidente aprista Luciana García confesó que su padre había escrito una carta antes de adoptar la fatal decisión de suicidarse.

PUEDES VER PPK: bancada oficialista considera que decisión del Poder Judicial es injusta

Posteriormente, en medio del sentimentalismo, el hijo menor de García Pérez, Federico Danton, firmó su inscripción a la Secretaría Nacional de Organización del Partido Aprista.

Pese a tener 14 años, Danton es para un facción del Apra el llamado a ser el reemplazo de su padre en la dirección política del partido. El último jueves aseguró que esta agrupación volverá a ser gobierno.

Luego de inscribirse como militante, varios simpatizantes calificaron esta decisión de prematura por la juventud de Danton, pero fueron silenciados. Por lo pronto, las expectativas entre los seguidores del Apra, de acuerdo al sondeo realizado por este diario durante la ceremonia, apuntan a que Carlos Roca sea el nuevo baluarte de este partido a corto plazo. En medio de estas posturas, culminó la liturgia y el féretro del líder aprista abandonó la Casa del Pueblo a las 10 de la mañana.

PUEDES VER Mario Vargas Llosa dedica columna a Alan García tras su fallecimiento

Movilización y entierro

Al igual que Víctor Raúl Haya de la Torre, el féretro de Alan García fue llevado en procesión por la avenida Alfonso Ugarte hasta la plaza Dos de Mayo, rumbo a la plaza San Martín. El ataúd era sostenido por dirigentes que hacían turnos.

La caravana tuvo expresiones nostálgicas, aunque también hostiles. Durante la marcha, alentados por militantes del Apra, cientos de simpatizantes le imputaron al presidente Martín Vizcarra y a la prensa la responsabilidad del fallecimiento de García Pérez. “¡Prensa asesina, Vizcarra culpable!”, manifestaron de manera imprudente.

La peregrinación culminó en la plaza San Martín. Y, ante una multitud aglomerada, el cuerpo de García Pérez fue introducido a un vehículo negro que recorrió la avenida Colmena y partió por la avenida Abancay con dirección al cementerio de Mapfre en Huachipa.

Para el entierro solo acudieron el entorno cercano de García Pérez: su madre Nytha Pérez, sus hijos Carla García, Alan Raúl, Federico Danton, su esposa Roxanne Cheesman, su excónyuge Pilar Nores, congresistas y dirigentes.

PUEDES VER ¿Cuántos expresidentes del Perú fueron mandados a prisión?

"Los odiadores, ellos son los condenados y vivirán el final de sus días encadenados en su odio. No entendieron tu objetivo de quedar en la historia. Alan García es un ser libre. Lo veo apreciando su Tren Eléctrico", refutó Pinedo.

Justo por esa obra, el expresidente fue acusado por tráfico de influencias y colusión agravada en el caso Lava Jato. Aunque, como es lógico, su partida lo exime ahora de investigaciones y sanciones.

A las dos de la tarde, el cuerpo de García Pérez fue cremado y media hora después sus cenizas fueron recibidas por Danton. Y de esa forma un ciclo histórico culminó en el Apra.

En vida, García Pérez fue un político que sobrevaloró el legado de la historia: “Tener derecho a un párrafo en ella”, expresó en una entrevista televisiva en el 2013, cuando le consultaron sobre sus sueños.

El líder aprista se suicidó para evitar la cárcel, pero según sus simpatizantes fue una respuesta política ante lo que él consideró una persecución. Lo cierto es que serán la historia y las investigaciones quienes lo juzguen y determinen su culpa.