Cartas

grupo larepublica
Redaccionlr
h

Día de la Lucha Campesina

Señor Director:

Cada 17 de abril conmemoramos el Día Mundial de la Lucha campesina, en la que recordamos la lucha de nuestros pueblos indígenas u originarios en la defensa por la tierra y el reconocimiento de sus derechos.

Un 17 de abril de 1996 policías militares brasileños abrieron fuego contra una marcha del MTS (Movimiento de los Sin Tierra de Brasil) y fueron asesinados 69 campesinos que reclamaban el derecho a la tierra. A raíz de este suceso, se fijó el 17 de abril como Jornada Mundial de la Lucha Campesina, que busca defender a la pequeña agricultura y la soberanía alimentaria, así como promover la justicia social y dignidad de los pueblos originarios.

Lamentablemente, tanto los pueblos indígenas, andinos y amazónicos siguen siendo las poblaciones más excluidas y desatendidas de los gobiernos de turno, quienes priorizan la implementación de políticas neoliberales como el modelo producción agrícola de exportación y agronegocio, altamente contaminante, en lugar de fortalecer la pequeña agricultura familiar y comunitaria; la cual, además de ser base fundamental de la economía indígena, alimenta a 7 de cada 10 hogares peruanos. Nuestras razones:

1) Buscamos igualdad derechos. No somos ciudadanos de segunda categoría. 2) La defensa de nuestros derechos no es terrorismo. 3) El campo no es sinónimo de pobreza y falta de oportunidades. 4) La crisis ambiental amenaza nuestro modo de vida y pone en riesgo la biodiversidad.

La premisa de “Reactivar nuestra economía” se convirtió en excusa perfecta para explotar nuestras tierras, y todas en aras de fomentar el crecimiento económico. Leyes como la 30230, conocida como “paquetazo ambiental”, fue aprobada en la gestión de Ollanta Humala, cuyo objetivo principal fue disminuir costos de transacción y mecanismos de fiscalización ambiental para favorecer a empresas extractivistas de los sectores de minería, petrolero y energético. Cuatro años después, esta ley, lejos de reactivar la economía, desencadenó mayores problemas socioambientales.

De acuerdo con los reportes de la Defensoría del Pueblo, el 2014 se cerró con 139 conflictos socioambientales, el 2015 con 145 y el 2016 con 146.

Reafirmamos nuestro compromiso de velar por los intereses de nuestros miles de pequeños y medianos agricultores (as), siendo la voz de nuestros pueblos, pero también implementando propuestas para el desarrollo sostenible de nuestro campesinado.

Confederación Nacional Agraria

informacna@gmail.com

Sobre nota publicada

Señor Director:

En la publicación titulada: “Velásquez y Espinoza en jaque por caso ‘Los Wachiturros’”, donde se afirma que mi persona no desea ser investigada por el fiscal Juan Carrasco Millones por los presuntos vínculos en el caso Wachiturros, preciso que no me opongo a ninguna investigación, al contrario, me allano a toda indagación preliminar.

Mi disponibilidad de apoyar a dicha investigación es respaldada por el oficio N° 1876-2018/MEC-CR de fecha 2 de mayo del 2018, dirigido al entonces fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, donde manifiesto que soy la primera interesada en que este hecho se esclarezca y “someterme a toda investigación que su representada estime conveniente, de acuerdo a ley”.

En la nota periodística afirman que dicha investigación se dio por presuntamente recibir dinero para votar a favor de la Ley N° 29678, que amplía la protección patrimonial de Tumán. Afirmación totalmente falsa. La Ley 29678 es para pagar a jubilados y pensionistas registrados vía Indecopi, no solo para Tumán, sino para todos los trabajadores de las empresas azucareras del Perú... No soy autora, ni voté en dicha comisión, porque me encontraba en Francia, participando en un foro internacional, esto lo avalo con la carta de licencia en el Congreso y el registro de votación en dicha comisión... Pese a ello, se me involucró por sustentar la ley, en mi calidad de secretaria de la comisión.

Marisol Espinoza Cruz

Congresista de la república.