Testigo confirmó en juicio órdenes de Ludith Orellana para firmar documentos falsos

La República
h

Testimonio de Eduardo Smith Rodríguez precisó también quiénes integraban el entorno cercano de Ludith Orellana para usar a testaferros y apropiarse de terrenos en complicidad con la Sunarp

El testigo de 84 años, Eduardo Smith Rodríguez, fue pieza clave este martes durante el juicio que se sigue a los 22 acusados del caso de la red de Ludith Orellana infiltrada en la Sunarp. Así, el periodo de las actividades ilícitas entre el 2009 y 2013 fue esclarecido gracias a su testimonio.

Frente a las preguntas del fiscal Eiser Jiménez en audiencia, Smith señaló conocer "bastante" a la hermana de Rodolfo Orellana.  "Ella me mandaba a las notarías, municipalidades, bancos", apuntó, con el fin de hacer trámites o alcanzar papeles "de compra-venta, desalojos" sobre otros predios.  

PUEDES VER Culminaron primeros interrogatorios contra acusados en juicio a red Orellana en Sunarp

"Yo iba a firmar documentos", aseguró, teniéndolos por ficticios y que estas acciones eran determinadas directamente por Ludith Orellana indicando que ella distribuía las acciones y autorizaba las firmas mediante su personal de confianza. Tiempo después, asumieron esta labor para agilizar este paso Patricia Rojas y Katherine Díaz, ambas acusadas por asociación ilícita en el caso.

Asimismo, pudo reconocer a Niki Ramírez, uno de los "procuradores" del estudio de abogados de Rodolfo y Ludith Orellana. Contó de esta forma que él se encargó de llevarlo en automóvil en diversas ocasiones a bancos, notarías y a la Sunarp. "Seguía sus órdenes [de Patricia] y de Ludith", confirmó. El procedimiento quedó descrito así en relación a la firma de estos documentos.

PUEDES VER Testaferros negaron vínculos con hermanos Orellana pese a tener terrenos de la red

En cuanto a los terrenos en los que Smith sirvió de instrumento para que la red Orellana se apropie ilícitamente de ellos con su firma, identificó el de Chacra-Ríos, en Breña; así como el de La Concordia, en Chorrillos.  

'Enjambre' de abogados

Aunque no identificó específicamente al grupo de personas del estudio que realizaba esta labor de elaboración de documentos simulados en el "área de saneamiento", sí indicó que hubo "un enjambre de abogados" que operaba de esa manera. 

Su cálculo fue de entre 20 o 25 oportunidades en los que lo llamaban ocasionalmente únicamente para poner su rúbrica en aquellos papeles para ser presentados luego a Sunarp. Además, Smith aseguró que por estas firmas, tanto él como otros que fungieron de testaferros, recibieron pagos. 

PUEDES VER Testaferro confirmó roles de otros acusados en el estudio de Rodolfo y Ludith Orellana

"De ninguna forma fue gratuito", afirmó, señalando que entre los años 2009 y 2013 él recibía S/30 para su almuerzo y entre S/100 y S/300 por sus firmas."Una vez me pagaron hasta US$500", precisó.

Para el fiscal Eiser Jiménez, este es un punto de partida a la tesis del Ministerio Público de que "en todos los casos" hubo pagos por las firmas. "Alegar que desconocían de qué se trataba o no tenían dinero, es algo que dependerá de la jueza, pero hay testigos que indican que sí conocían de adquirir inmuebles", afirmó. 

Cabe indicar que la jueza Fernanda Ayasta, quien dirige el proceso, escuchó también los testimonios de otros dos testigos: Roberto Martijena y José Escobar Jaén. Este último como presunto captador de testaferros para la red de Ludith Orellana