¿Por qué tanto trauma?

Jorge Bruce
14 04 2019 | 15:26h

Es una lástima que Vizcarra haya cedido a la presión de estos grupos maniqueos, aferrados al poder de decidir sobre el destino de las mujeres y los grupos LGTBI

El enfoque de género en el currículo escolar ha causado un levantamiento de escudos entre los sectores conservadores del país. Su brazo político es el fujiaprismo y el religioso es tutti frutti. El pánico moral, como lo llamó Stanley Cohen, citado por Cristina Burneo en el suplemento Domingo de La República, ha llevado a declaraciones tan hiperbólicas como las de Rafael Rey, quien ha calculado en cincuenta millones los libros que se han distribuido con ese engendro satánico. 

Marco Sifuentes ha demostrado con igualmente satánico humor que los links aludidos –sexo anal, aborto legal– han sido hechos famosos precisamente por quienes les tienen pavor. La gran mayoría lo ha hecho a través de Facebook, pues llegar hasta estos a través de los dichosos –nunca mejor dicho– enlaces requiere habilidades dignas de Marco Polo. Y lo que se encuentra al final de tan dura peripecia son informaciones útiles y comprobadas.

Sin embargo el miedo persiste entre estos grupos, como los de #ConMisHijosNoTeMetas. Sus fantasmas son tan variados e imaginativos como los de que se va a homosexualizar a sus hijos en la escuela. El congresista Alberto de Belaunde –otro integrante del culto diabólico– ha recordado que él estudió en un colegio religioso, de esos que obedecen a los dictados más retrógrados del catolicismo. Tristemente, no pudieron heterosexualizarlo. Caray, a Susel Paredes tampoco.

¿Por qué tanto trauma entonces?

Josefina Miroquesada está propalando unos excelentes videos en la web de El Comercio (#Estamos Hartas), en donde explica con claridad y gracia de qué se trata todo esto. El enfoque de género es una herramienta indispensable para que las mujeres puedan ser educadas en igualdad de condiciones con los hombres. Para que nadie sea discriminado por no encajar en los patrones rígidos de familia o identidad sexual predominantes en el Perú. En suma, para que la igualdad de derechos no sea la letra muerta de la ley, sino la letra viva de una formación libre de prejuicios y estereotipos. 

Es una lástima que el Presidente Vizcarra haya cedido a la presión de estos grupos maniqueos, aferrados al poder de decidir sobre el destino de las mujeres y los grupos LGTBI. Le recomendamos que esta noche vea la nueva temporada de Juego de Tronos. Ojalá recuerde lo que les sucede a quienes se pliegan a la tiranía de los fanáticos del poder.