De cada mil denuncias por violencia contra la mujer, 900 son archivadas