Odebrecht: exsecretario de Alan García se reunió 20 veces con Jorge Barata

Daniela Mercado
h

Documentos revelan los encuentros durante el segundo gobierno de Alan García, entre su secretario general Luis Nava con Jorge Barata, cuando era representante de Odebrecht en Perú.

Más pruebas que podrían involucrar al expresidente lan García aparecen. Esta vez documentos oficiales confirmaron 20 reuniones entre su secretario general Luis Nava con Jorge Barata, cuando este era superintendente de Odebrecht en Perú.

Según informa El Comercio, las agendas presidenciales del exmandatario, Nava y Barata formaron parte de 16 comitivas de viajes presidenciales entre diciembre del 2007 y febrero del 2011 y tres visitas en el Palacio de Gobierno.

PUEDES VER: Confirman que Barata hablará de Alan y Susana

Según hipótesis de la Fiscalía, Nava y su hijo José Antonio Nava Mendiola “habrían participado en el sistema de recepción de dineros ilícitos para beneficio de García, así como para otros funcionarios que tuvieron alguna participación relevante y decisión en el proyecto de la línea 1 del metro de Lima".

El registro de actividades determina que Nava y Barata coincidieron en una comitiva de viaje presidencial en el 2007, dos en el 2008, cinco en el 2009, siete en el 2010 y una en el 2011.

Además, los registros de visita del Palacio de Gobierno indica que ambos se reunieron en tres ocasiones y no dos como el abogado admitió. Por estos motivos, el fiscal José Domingo Pérez amplió la investigación preliminar y solicitó el impedimento de salida del país para el abogado y su hijo por el presunto delito de lavado de activos.

Viajes de Nava y Barata

Ambos personajes, junto a Alan García, partieron en su primer viaje a Cusco el 10 de diciembre del 2007. Según la agenda, fue para inaugurar obras de la carretera Interoceánica Sur.

De esta reunión participó el empresario José Graña Miró Quesada, quien con Barata viajaron como directivos de Conirsa, consorcio a cargo del proyecto y que contrató los servicios de Transportes Don Reyna (TDR), empresa que pertenece a José Antonio Nava Mendiola. TDR brindó servicios a Odebrecht en cinco obras públicas entre el 2007 y el 2015 por un valor de US$17’818.802.

El resto de los viajes tuvieron el mismo patrón: Nava y Barata fueron parte de las comitivas que supervisaban o inauguraban las obras en las que estaba involucrada la constructora Odebrecht.

PUEDES VER: Poder Judicial evaluará este lunes impedimento de salida del país para Luis Nava

El Decreto de Urgencia 032, dictada por el expresidente Alan garcía, que permitió que Odebrecht construya el Tramo I del Tren Eléctrico con un sobrecosto de US$ 109 millones, se tramitó ocho días después de uno de estos viajes.

La cita fue el 11 de febrero del 2009 en Lambayeque, para supervisar el proyecto Olmos. En diciembre de ese año, el consorcio de Odebrecht y Graña y Montero ganó el proyecto. El equipo especial del Caso Lava Jato, del Ministerio Público, investiga a García por ese decreto. La Fiscalía amplió la investigación preliminar a Nava por el mismo caso.

Ambos personajes compartieron un viaje a Brasil el 16 de junio del 2010 para el encuentro presidencial en Manaos entre García y el entonces presidente de Brasil, José Inácio Lula da Silva.

Nava y Barata en Palacio

Nava recibió al ex representante de Odebrecht en otras tres oportunidades, de acuerdo al registro de visitas de Palacio de Gobierno. La primera fue el 13 de setiembre del 2006, la segunda el 21 de noviembre del 2007 y la tercera  fue el 7 de febrero del 2008.

Al respecto, Nava niega haberse reunido la última visita registrada (2008). El último encuentro ambos personajes fue el 17 de setiembre del 2008, cuando fueron al encuentro empresarial de inversiones Expo Perú en Sao Paulo, en el que García se reunió con Lula da Silva, entonces homólog en Brasil.

El abogado se defendió señalando que el motivo de su presencia en los viajes se debe a que su función que es apoyar al presidente. Nava declaró el 7 de diciembre del 2017 ante la Comisión Lava Jato del Congreso de la República y manifestó que “los viajes eran para inaugurar parte de la IIRSA en el sur del país”.