Corte Suprema redefine la prisión preventiva

La República
12 04 2019 | 21:00h

Ajustes en casos de riesgo de fuga. La sospecha o presunción de fuga inminente no será suficiente para imponer una prisión preventiva. Solo será posible cuando el investigado realice un acto concreto o tenga a su disposición los medios para evadir la ley.

La fiscalía deberá justificar un riesgo concreto o la existencia de medios suficientes para una posible evasión, para que se pueda dictar una prisión preventiva por peligro de fuga. La sospecha, presunción o especulación sobre una fuga, será rechazada.

Así lo estableció la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema al revocar la prisión preventiva que la jueza María Álvarez impuso al hijo del abogado Hernán Costa Alva, presunto cabecilla de una organización criminal que, vía un juicio de beneficios pensionarios, se benefició de millonarios recursos de la ONP.

PUEDES VER Urresti va a nuevo juicio oral por muerte del periodista Bustíos

Al revocar la prisión preventiva, la Sala Suprema impuso a Néstor Costa López, comparecencia con impedimento de salir fuera de Lima y viajar al extranjero, mientras duren las investigaciones. Además, presentarse al juzgado cada 30 días y depositar una caución de 50 mil soles.

La resolución suprema, en un recurso de casación, está firmada por los jueces supremos César San Martín Castro, Aldo Figueroa Navarro, Hugo Principe Trujillo, Iván Sequeiros Vargas y Zavina Chávez Mella.

El recurso fue presentado y sustentado por la abogada Giulliana Loza, en representación de Néstor Costa. La decisión judicial hará más restrictiva la prisión preventiva.

El tribunal reitera que la prisión preventiva es "una medida excepcional, subsidiaria, provisional y proporcionada" que se impone por peligro de fuga y/o obstaculización de la averiguación de la verdad.

En caso, dice, de peligro de fuga debe analizarse la etapa y progreso de la investigación, el arraigo, la gravedad de la pena, la posición o actitud del imputado y el daño ocasionado por el crimen cometido.

Así, para considerar la existencia del peligro de fuga, debe establecerse y definirse un riesgo concreto -no la sospecha, ni la suposición-, de la existencia de los medios suficientes para perpetrar una fuga.

Se anota que tener pasaporte o viajar al extranjero no son indicios de peligro de fuga. Se establece que esos viajes han permitido al investigado formar en el extranjero una estructura que lo ayudará a fugar.

También se indica que tener más de una propiedad o múltiples domicilios, no supone un riesgo de fuga, mientras su dirección sea conocida y no la intentó ocultar.

PUEDES VER Pedro Pablo Kuczynski declaró ante la Fiscalía por caso Odebrecht

Igualmente, que para establecer el arraigo laboral no se necesita un trabajo dependiente, formal o establece. Solo se requiere la existencia de una actividad concreta y que percibe ingresos para mantenerse y sustentar a su familia.

La alta pena a imponerse tampoco supone, por sí misma, un peligro de fuga. 

Repercusión

- Otros casos. Las premisas establecidas por la Corte Suprema en el caso de la ONP se podrán aplicar a otros casos de prisión preventiva por peligro de fuga, al ser evaluados por los jueces.

Cada elemento debe verse según el caso

- La sala suprema subraya que Néstor Costa López, según la imputación de la fiscalía, no tuvo un rol directivo en la ejecución del crimen, solo que pertenecería al entorno del principal acusado, Hernán Costa Alva, por ser su hijo.

- Anota que Néstor Costa es un abogado que ejerce labores de secretario arbitral y es gerente de una empresa, que si bien es parte de la investigación, no se ha definido que fue expresamente fundada para cometer el delito.

- La suprema también considera que tiene un arraigo familiar sólido, pues paga una hipoteca y un hijo en el colegio.