Civiles de las FFAA exigen reglamento de equivalencias remunerativas con los militares

La República
h

Trabajadores señalan que el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Economía y Finanzas se niegan a cumplir dos sentencias que lo disponen, hecho que perjudica a miles de trabajadores activos y cesantes.

Han transcurrido más de doce años desde que el 10° Juzgado Constitucional de Lima y el 5° Juzgado Civil de Arequipa dispusieran la reglamentación del artículo 60 del decreto legislativo 608 y el artículo 408 del decreto legislativo 556 para que las remuneraciones de los trabajadores civiles y militares de las Fuerzas Armadas sean equivalentes. Sin embargo, las autoridades de Defensa y Economía y Finanzas continúan desacatando la orden judicial.

Ante esta situación el personal civil de los institutos armados han decidido salir a las calles para que las resoluciones del poder judicial se cumplan.

“Hemos recurrido a todos los medios legales pero ante esta injusticia que se está cometiendo nos vemos en la imperiosa necesidad de exigir nuestros derechos en las calles. Hago un llamado a los sindicatos de las Fuerzas Armadas para unirnos por los derechos que nos corresponde”, señaló Angel Gutiérrez, de la Asociación de Empleados Civiles Activos Cesantes y Jubilados del Ministerio de Defensa Región Sur (ASEACEJUB).

El dirigente también solicitó al Presidente Martin Vizcarra para que en su condición de primer funcionario público del país ordene al Ministerio de Defensa la promulgación del Reglamento de Equivalencias Remunerativas, de manera que se ponga fin a la larga etapa en que se encuentran como servidores de segunda categoría.

En tanto, Percy Castañeda, presidente de Asociación Mutualista Almirante Miguel Grau Seminario de la Marina de Guerra del Perú, dijo que Defensa sigue maltratando a sus trabajadores activos y cesantes, principalmente a sus pensionistas, desde hace 28 años.

“Esto, por el incumplimiento de la reglamentación del artículo 60 del Decreto Legislativo 608, de julio de 1990, norma que disponía la incorporación del personal civil nombrado de los ministerios de Defensa e Interior en la misma categoría remunerativa de oficiales y subalternos de los Institutos Armados, considerando a cada trabajador según su escala remunerativa”, precisó Castañeda.