Esa parálisis de la inmovilidad