No al bambazo

Gabriela Wiener
29 03 2019 | 00:35h

“Debe cesar la criminalización de todos por unos cuantos e instalarse la escucha para evitar un Bambazo”.

Imagina que sin preguntarte se ponen a construir una carretera que justo pase por El Golf, donde te gusta jugar los fines de semana.

Imagina que sin avisar unos tipos vienen y se ponen a cavar un hueco en la tierra justo debajo de tu casa en La Molina. Imagina que empezaran a volcar basura en el mar de Asia que está frente a tu terraza. ¿No protestarías? Por eso protestan hoy los comuneros que viven cerca del proyecto Las Bambas, bloqueando la mina y la carretera.

Los acuerdos a los que llegaron con la empresa MMG, el gobierno y la comunidad hace algunos años, para dar vía libre al proyecto pero sin perjudicar a los pobladores, no se están cumpliendo y ha estallado una crisis muy compleja.

Por un lado se ha revelado que hay miembros de la comunidad y elementos infiltrados que han estado haciendo negociaciones corruptas con la empresa para embolsarse dinero a costa de la población. Y por otro lado muy distinto están las reivindicaciones justas de quienes están sufriendo la mala gestión del Estado y las arbitrariedades de la empresa en sus territorios.

Los ministerios no realizaron, por ejemplo, el procedimiento de consulta previa para la conversión de un camino en el territorio comunal en una carretera nacional. Mientras la empresa aún no los indemniza por los daños ambientales causados por sus camiones.

Aunque no es de solución fácil, es primordial evitar la represión, que no se criminalicen las luchas justas socioambientales y que se respeten los acuerdos de la comunidad, mientras estos sean colectivos y estén dentro de la legalidad. Debe cesar la criminalización de todos por unos cuantos y, ante todo, debe instalarse la escucha para evitar un Bambazo.