¿Sólo se odia lo querido?