Proyecto Chiclayo Limpio no va más por culpa de la corrupción

La República
23 Mar. 2019 | 08:13h

Los hechos de corrupción en las gestiones de los exalcaldes de la MPCh, Roberto Torres y David Cornejo y las imputaciones contra el congresista fujimorista Héctor Becerril, conllevaron que la Cooperación Suiza se retire junto con su inversión en medio de la crisis que soporta la Ciudad de la Amistad por la limpieza pública.

La Cooperación Suiza (SECO), un organismo internacional que contribuye a la reducción de la pobreza en el mundo, puso su mirada en la Ciudad de la Amistad para promover el desarrollo de capacidades y crecimiento sostenible con la ejecución del proyecto Chiclayo Limpio y así lograr el mejoramiento de la gestión de residuos sólidos.

Era el 2013 y la Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh) celebraba con bombos y platillos el convenio con los suizos por 63 millones de soles para convertir a esta urbe en la pionera del país en el sistema de limpieza pública, el que incluía maquinaria, sensibilización, planta de transferencia y relleno sanitario.

PUEDES VER Cooperación Suiza decide retirar proyecto Chiclayo Limpio de la ciudad [VIDEO]

Hoy a seis años de esa firma, la tristeza y el rechazo de los chiclayanos están presentes. El pueblo es testigo del retiro de la Cooperación Suiza con al menos 37 millones de soles de inversión a consecuencia de la corrupción que se enquistó en los gobiernos de los exalcaldes Roberto Torres y David Cornejo.

La decisión del gobierno suizo se tomó en los momentos más críticos de la limpieza pública, cuando la comuna no tiene capacidad operativa (maquinaria) para atender el servicio. En este contexto, surgen varias interrogantes: ¿la municipalidad está preparada para dar continuidad a los componentes del proyecto?, ¿asumirá los compromisos económicos contraídos en la ejecución de las obras?

La corrupción pudo más

Para los representantes de la sociedad civil, el gobierno suizo fue benévolo con Chiclayo al seguir apostando hasta el 2019 por el proyecto Chiclayo Limpio, en razón a los hechos ilícitos que se cometieron en la administración de Roberto Torres, quien encabezó la organización criminal “Los Limpios de la Corrupción”.

Fue Torres quien suscribió el convenio con la Cooperación Suiza, el Ministerio del Ambiente y la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI) con los objetivos de mejorar las condiciones de vida de la población, promocionar la economía local del turismo y la protección del medio ambiente. Estos no se cumplieron. La captura de Torres no quebrantó la confianza de SECO con la municipalidad de Chiclayo. Es por eso que en 2015, con el burgomaestre entrante, David Cornejo, entabló el diálogo.

En esta gestión la situación empeoró y quedó al descubierto hechos ilícitos relacionados al procedimiento de selección para la planta de transferencia.
La investigación de la Fiscalía Especializada contra el Crimen Organizado a “Los Temerarios del Crimen” permitió conocer las imputaciones formuladas por los exconcejales Boris Bartra y Luis Cabrejos contra el congresista Héctor Becerril por supuestamente haber favorecido a la empresa CRD (contratista) en la adjudicación de la obra a través de sus hermanos Antonio y Wilfredo Becerril.

Con una inversión ya paralizada, la decisión de los suizos se oficializó, no sin antes ayer realizar una supervisión a la planta de transferencia y al taller de maestranza del ayuntamiento para conocer el estado de la maquinaria.

Auditoría al proyecto

Tras una reunión con el alcalde Marcos Gasco y funcionarios, el director de la Cooperación Suiza, Martin Peter, afirmó: “Hemos seguido las investigaciones de supuesta corrupción con mucha preocupación desde su inicio, tanto en el Perú como nuestra central en Suiza. Reconocemos el gran esfuerzo de la actual gestión de la municipalidad de Chiclayo en restablecer un servicio de limpieza pública eficiente y bueno para la ciudad.

Sin embargo, por la gravedad de los hechos e importantes retrasos que han incurrido el proyecto en los años pasados, no vemos otra posibilidad que preparar una salida ordenada de la cooperación del proyecto Chiclayo”.

Cuando se le preguntó si ameritaba una auditoría para tener información precisa del proyecto, Martin Peter dijo que debe realizarse. “Se toman medidas con las cuentas claras y ver cómo se van a devolver esos fondos al pueblo suizo de donde vienen. Es el contribuyente suizo el que nos confío ese dinero”, agregó.

Respecto a los pasivos que dejaron las obras (planta de transferencia y locales de barrido) y adquisiciones, aseguró que aún no se define si es la Cooperación Suiza o la municipalidad la que lo asumirá.

Por su parte el titular del pliego, Marcos Gasco, aseguró que cerrará este “nefasto capítulo” y llamó miserables incluso a los congresistas que con sus acciones afectaron el proyecto. “Son unos miserables y están libres”, remarcó.

En la mira

Si bien la Contraloría General de la República anunció una auditoría integral al proyecto Chiclayo Limpio, lo cierto es que es la obra de la planta de transferencia valuada en más de diez millones de soles es la más cuestionada.

Esta obra paralizada desde agosto de 2018, cuya contratista es CRD, está valuada en más de diez millones de soles con un avance físico del 39% y un avance financiero del 20%.

Los voceros de CRD precisaron que el ayuntamiento les adeuda un millón 800 mil soles por las valorizaciones n.º 5, 6 y 7, por lo que tomarán acciones.