El informante: La casa tomada, por Ricardo Uceda

La República
2019 M03 19 | 06:01 h

AMLO continúa su luna de miel con la población mexicana. Todos los días ofrece conferencias de prensa y logra que se hable de eso. Un cambio de estilo. Grandes expectativas, nuevo populismo, polarización.

Ciudad de México, 16 de marzo. Como a diario desde el 1 de diciembre, cuando fue abierta al público, esta mañana la ex vivienda presidencial de Los Pinos recibe a miles de mexicanos que quieren ver cómo vivían sus mandatarios. Andrés Manuel López Obrador, comúnmente conocido como AMLO, renunció a vivir allí y la convirtió en un museo que atiende de martes a domingo. La residencia cobijó a trece presidentes, desde Lázaro Cárdenas, en 1934. AMLO, de 65 años, despacha en el Palacio Nacional, mucho más histórico e ilustre. A veces pernocta en uno de sus salones.

La abuelita de amlo

La población exasperada por la corrupción se aplaca con esta medida efectista que le permite imaginar la vida de sus deshonestos gobernantes, aunque ello no remedie nada. La abrumadora votación de AMLO fue impulsaba por esa exasperación. El presidente protege la imagen de que él pertenece a la gente que hace fila para entrar a Los Pinos y no a la que vivió en la mansión. Cuando asumió, la televisión mostró escenas en simultáneo de AMLO y Enrique Peña Nieto desde que se preparaban, en sus viviendas, para concurrir a la ceremonia de transmisión de mando. Se vio a Peña Nieto subirse a la limusina presidencial rodeado de sus guardaespaldas. AMLO subió a su modesto Volkswagen Jetta. Hasta ahora se moviliza con este vehículo para no parecerse al resto.

PUEDES VER: El informante: La repetición y la ofensa, por Ricardo Uceda

Ya no hay autos de lujo para los mandatarios, pues han sido vendidos. Tampoco avión presidencial. Las pensiones para los expresidentes fueron eliminadas, lo mismo que el Estado Mayor Presidencial, un cuerpo de tres mil personas al servicio del primer dignatario. El sueldo de los altos funcionarios ha sido cortado a la mitad, y en un 40% el de AMLO, que también redujo al mínimo el número de sus asesores. Al mismo tiempo fueron anunciados el aumento del salario básico y de la pensión de los adultos mayores, y un programa de becas para los estudiantes de la escuela pública. En su declaración de bienes AMLO ha reiterado que no posee propiedades.

–Que se lo crea su abuela– tuiteó el expresidente -sin- pensión Vicente Fox.

No hay respuestas

Daniel Lizárraga, quien obtuvo los mayores premios regionales de periodismo con su investigación sobre la casa de siete millones de dólares que le fue regalada a Peña Nieto, quiso también visitar el nuevo museo. Quería ver las partes que les eran vedadas a los reporteros que cubrían Los Pinos –él era uno de ellos–, por ejemplo ciertos jardines interiores. Y quería comprobar si Peña Nieto, antes de partir, se había hecho construir su estatua para que apareciera junto con sus antecesores en la Calzada de los Presidentes.

–Vi a la gente tirada en los jardines a los que no teníamos acceso, y vi la estatua de Peña Nieto –dijo–. También vi a alguien que le increpaba algo a uno de los mandatarios, y a un hombre que le escupía a otro expresidente.

Cuando, el 1 de marzo, AMLO cumplió cien días en el poder, se publicaron numerosos análisis de diverso signo. Predominaban interrogantes sobre los problemas de mayor calado. ¿Resolverá la creación de la Guardia Nacional, que incorpora a los militares en la protección de la seguridad pública, la altísima criminalidad mexicana? ¿Resurgirá PEMEX, la más endeudada empresa petrolera del mundo, después de estímulos fiscales y otras medidas de rescate? ¿Crecerá la economía hasta el doble –4%–, como ha prometido AMLO, pese a las señales que sugieren lo contrario?

PUEDES VER: El Informante: Puntada con Ilo, por Ricardo Uceda

Apertura y propaganda

AMLO responde a los escépticos desde sus diarias conferencias de prensa que comienzan a las siete de la mañana en el Palacio Nacional. La costumbre de hablar todos los días así la adquirió cuando era alcalde de la Ciudad de México, entre 2000 y 2006. Por entonces su voz era un contrapeso a la del presidente Vicente Fox. Pero no tenía el impacto de ahora, cuando logra poner la agenda de lo que se discute en el país, ya sea o no lo más importante. En una sala repleta de periodistas AMLO da la palabra generalmente a los de las primeras filas, de modo que quien quiere preguntar hace cola desde la madrugada en la sede del Palacio Nacional.

Es muy fácil ir a una conferencia de prensa, incluso si eres periodista extranjero. Te inscribes electrónicamente en una dirección preestablecida, y al día siguiente ingresas luego de que un guardia de seguridad verifique tu identidad en una planilla impresa. Este alarde de visibilidad, que en algún momento puede llevar a un desgaste de su palabra, es una de las explicaciones de la altísima popularidad de AMLO. Supera el 80%. ¿Transparencia o propaganda? Parece que ambas cosas. AMLO habla muy lentamente, y si una pregunta no le gusta contesta otra cosa, sobre una idea que a él se le acaba de ocurrir, y la desarrolla con parsimonia y desenfado.

Corea del centro

La idea principal es que producirá bienestar en paz, apartándose, dice, de treinta años de neoliberalismo. Pretende avanzar mediante sucesivas consultas a la población. Así canceló un proyecto de Peña Nieto de construir un nuevo aeropuerto para la capital, en favor de una propuesta suya cuatro veces más barata. Logró también apoyo para hacer una central termoeléctrica en Morelos, con conductos para agua y gas que atravesarían varios Estados. Una tercera consulta anunciada, para enjuiciar por corrupción a los expresidentes, ha sido suspendida por falta de base constitucional.

No sabe duda de que en el parlamento se harán reformas para que siga gobernando mediante plebiscitos, como el populista más redomado, mientras la clase empresarial recela y los activistas de derechos humanos también. Un ejército de trolles ataca a sus críticos. En el mundo digital batallan tenazmente dos bandos. Eres de Corea del Sur o de Corea del Norte, te dicen. No existe Corea del Centro.