Bruce: cortando el corte

Mirko Lauer
17 03 2019 | 00:30h

"Lo sucedido es un probable anuncio de cambios en la plana mayor del Ministerio de Vivienda y Construcción".

A pocos días de jurar el cargo, Carlos Bruce se encontró con una imagen del abismo: un corte de agua de 9:00 a. m. a medianoche en 18 distritos, durante cinco días desde el próximo viernes 22. Obviamente lo suspendió y lo desmintió a toda velocidad. Probablemente ha sido su primer acto importante como ministro: evitar un tropezón de grandes consecuencias.

Desde las inundaciones por todo el país, el aniego de SJL y los conflictos por las tarifas en el sur, el agua es lo que se llama un tema sensible en el país. Salvo la de regadío, que compete al Ministerio de Agricultura, las aguas caen de lleno en la gestión del ministro de Vivienda y Construcción. Hoy prácticamente definen su éxito o su fracaso.

Un Bruce enfurecido prácticamente ha dado a entender que el incidente podría ser parte de una movida contra él en el ministerio, o con una silvestre ineptitud. Quizás tiene que ver con que su plana mayor todavía es en buena medida parte de la anterior gestión, o acaso está pensando en una conspiración de más calado, como un aviso de los poderes instalados en su sector.

El afiche en redes que anuncia el tremendo corte salió del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Sedapal, que maneja los caños, se habría allanado a una necesidad, posiblemente real, de las obras de una de las líneas del Metro de Lima. Todo esto habría ocurrido durante el periodo de cambio de ministros, y nadie le avisó a Bruce.

Lo sucedido es un probable anuncio de cambios en la plana mayor del Ministerio de Vivienda y Construcción. En su furia Bruce ha hecho repetidas alusiones a la ineptitud, algo que se extiende hasta Sedapal. Ahora el problema es hasta cuándo se va a postergar o cómo se va a dosificar un corte que da la impresión de ser necesario.

Es muy probable que Bruce se encuentre con situaciones muy parecidas en las tareas de reconstrucción en el norte, donde un proceso de impases entre gobiernos regionales, gobierno central y empresas constructoras frena las cosas. Además, ese es un espacio donde las lluvias continúan y la opinión pública sigue esperando logros dramáticos y rápidos.