Liberalismo político y límites económicos

Humberto Campodónico
13 Mar 2019 | 0:30 h

“Afuera la situación no es favorable y acá se ha optado por el continuismo del ‘piloto automático’: Carlos Oliva sigue en el MEF con su Política de Competitividad”.

El nuevo gabinete de Salvador del Solar va a continuar con la lucha anticorrupción y hereda la reforma incompleta del sector justicia. Lo nuevo es la reforma política del Informe Tuesta, que ya debe llegar al Consejo de Ministros para luego ir al Congreso. 

Las credenciales democráticas de SdS lo ayudarán en este terreno. Además, mirando su futuro político, ya marcó la cancha entre “progresistas y conservadores”, tratando de redefinir los alcances y límites del antifujimorismo. 

La tarea no será fácil. Ya ha dicho Daniel Salaverry que la reforma política debe recoger los aportes de la ciudadanía y de otros expertos. O sea, “no sale al toque”. ¿Hasta dónde Presidente y Premier irán en esta pelea? Está por verse. 

El tema económico es complicado: afuera la situación no es favorable y acá se ha optado por el continuismo del “piloto automático”: Carlos Oliva sigue en el MEF con su Política de Competitividad, apostando a que “ya llegarán” los altos precios de los minerales y solo se necesitan algunos ajustes menores. La derecha económica insistirá en que “las reformas” son ahora o nunca. No vemos a SdS en este terreno. 

Donde sí podría ingresar, como liberal, es en el control previo de las fusiones que concentran los mercados y dañan la competencia. En el 2018 Inkafarma compró Mifarma, Alicorp del Grupo Romero compró Intradevco (Sapolio) y Primax, Romero, compró los grifos de PECSA. En el Congreso ya van 10 años de debates. 

También debería (repetimos, debería) estar de acuerdo con eliminar las exoneraciones tributarias al sector financiero, a los seguros de vida, a los juegos de azar y al sector minero y petrolero. Dice el catecismo liberal que “el suelo debe ser parejo para todos”, lo que no sucede. Ojo, ese catecismo está equivocado pues a veces los incentivos son necesarios, como en Camisea

También debería apoyar la Norma XVI –se aprobó en el 2012– que combate la elusión tributaria (el no pago de impuestos usando la llamada “planificación tributaria”). Son miles de millones de soles para las arcas fiscales.

Pero hasta ahora no rige. Este gobierno aprobó en setiembre el DL 1422 para que se sancione la elusión desde el 2012, que haya pago de multas y que los gerentes asuman su responsabilidad. La Confiep se opone y ha enviado cartas al Congreso. ¿Insistirá el gobierno si en el Congreso se desnaturaliza el DL 1422? 

En lo social, va a enfrentar conflictos regionales, mineros y la reconstrucción del norte. En materia laboral apoyaría la Política de Competitividad, con este argumento: que la “libertad de contratación y despido es clave para relanzar la inversión privada”, lo cual es falso y solo una excusa para liquidar los derechos laborales. Ya se anuncian huelgas.

Es obvio que un juicio de fondo solo podrá venir cuando se presente el Plan de Gobierno ante el Congreso. Pero no vemos al Premier empujando la inversión pública para estimular el crecimiento económico y el empleo (y no creer el cuento del MEF que lo principal es “reducir el déficit fiscal”).

Aunque muchos no lo crean, en el terreno económico podría definirse la continuidad del gobierno. En algún momento los de abajo tocarán la puerta de la superestructura política. Y, ojo, no hay compartimentos estancos entre la política, la lucha contra la corrupción, la mejora de las instituciones y la economía. Mejor recordarlo siempre.


Todos los artículos del autor están en www.cristaldemira.com