Explican cómo se realizó el manejo de los pagos ilícitos

La República
14 Feb 2019 | 21:00 h

Información. El responsable de la Caja 2 y su exsecretaria dieron los nombres de quiénes saben de movimientos al Perú.

Hilberto Mascarenhas Alves da Silva y María Lucía Guimaraes Tavares explicaron a la Fiscalía el modo en que operó la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht durante el amplio interrogatorio que brindaron en la sede del Ministerio Público Federal de Brasil, en Salvador de Bahía.

El líder de la también llamada Caja 2 de Odebrecht fue más locuaz que su exsecretaria y contadora. Ambos fueron las cabezas de la contabilidad paralela creada por la constructora brasileña para encubrir los pagos ilícitos y aportes de campañas políticas.

La diligencia comenzó a las 2 de la tarde, hora en Salvador (mediodía en el Perú), con la declaración de Guimaraes Tavares. El interrogatorio fue encabezado por la procuradora o fiscal brasileña Flavia Galvao Arruti, del núcleo de las fiscalías contra la corrupción que actúan en el Estado de Bahía.

PUEDES VER Equipo Especial sella hoy acuerdo de colaboración eficaz con Odebrecht

La exsecretaria declaró cerca de una hora. Luego fue el turno de Alves da Silva, quien permaneció con las autoridades peruanas por cerca de cuatro horas. En ambos interrogatorios también participó el abogado del empresario peruano Gonzalo Monteverde, Marlon Martínez Andrade.

El fiscal Henry Amenábar y la procuradora adjunta Silvana Carrión salieron satisfechos de la diligencia, pues la declaración de ambos ayudará a sustentar el uso de dinero ilícito para pago de coimas y aportes de campaña.

Aunque ambos dijeron no conocer sobre el movimiento del dinero en Lima, sí dieron los nombres de los directivos de Odebrecht que saben de esas operaciones.

María Guimaraes Tavares declaró que era la secretaria responsable del movimiento de dinero y los pagos en moneda local dentro de Brasil, conforme a las indicaciones que recibía, dijo, de Fernando Migliaccio y Hilberto Alves da Silva.

Explicó que la encargada de las operaciones en el exterior, que incluye a Perú, era la asistente administrativa Angela Palmeira Ferreira, a quien deberían preguntarle sobre las actividades de la Caja 2.

Palmeira Ferreira, una funcionaria de perfil bajo, es la única mujer en el grupo de 77 exfuncionarios de Odebrecht que se acogieron a la delación premiada en Brasil.

Ella ya ha declarado sobre el movimiento de US$ 3 millones para una campaña política en República Dominicana, en el que aparece involucrada una de las empresas de Gonzalo Monteverde.

La Fiscalía buscará interrogarla. Ya hay un pedido para lograr su declaración vía cooperación judicial. El acuerdo entre el Equipo Especial y Odebrecht, que se firmará esta tarde en Sao Paulo, agilizará ese proceso.

PUEDES VER Odebrecht: Fiscales Pérez y Vela se encuentran en Sao Paulo para firma de acuerdo

Palmeira es la clave

Sobre la declaración de Alves da Silva, que concluyó cerca de las 8 de la noche (hora en Salvador de Bahía), las fuentes fueron más cautas. Hay datos importantes que deben evaluarse antes de hacerse públicos.

Coincidió con su exsecretaria que la persona que sabe de los pagos ilícitos que se habrían hecho en el Perú es Angela Palmeira.

Agregó que Olivio Rodrigues Junior debe tener conocimiento de las empresas peruanas que habrían servido para financiar los fondos de la Caja 2, vía contratos simulados, o para ingresar dinero al Perú para pago de sobornos o aportes de campaña.

Rodrigues era el hombre de los bancos en la estructura paralela de Odebrecht. Él controlaba las cuentas de Constructora Internacional del Sur, que estaba en la primera capa para sacar el dinero de la contabilidad formal de Odebrecht, y transferirlo a cuentas offshore para evitar que se rastree el origen del dinero.

A fines del 2007, Constructora Internacional del Sur y Klienfeld Services LTD, compañías manejadas por Olivio Rodrigues, e IIRSA Norte hicieron diversas transferencias a las empresas Constructora Area SAC y Construmac, dos de las empresas del grupo Monteverde. Un total de US$ 11 millones, de los cuales 7 millones terminaron en la offshore Balmer Holding Assetts Ltd. Los otros 4 millones de dólares se retiraron en efectivo en el Perú. El destino final de ese dinero es lo que el Equipo Especial vino a rastrear a Salvador de Bahía, y los testimonios de Hilberto da Silva y María Guimaraes Tavares han dado luces sobre este tema.

Video Recomendado