Vilcatoma considera que Segundo Tapia debe ser investigado por contratar a sus sobrinos

Alonso Collantes
8 02 2019 | 06:32h

La tercera vicepresidenta del Congreso, Yeni Vilcatoma, se pronunció sobre las contrataciones de dos sobrinos de Segundo Tapia en su despacho, en contra del Reglamento del Legislativo

Segundo Tapia defendió este viernes el hecho de que trabajen en su despacho dos sobrinos, Miguel y Eduardo Talledo Elera, hijos de la prima de su esposa, Leonor Elera, quienes cumplen la función de "asistencia especializada en las comisiones del Congreso". Ante la revelación, Tapia solo indicó que su decisión era "políticamente correcta" ya que ocupaban "cargos de confianza". 

No obstante, la congresista de Fuerza Popular, Yeni Vilcatoma, indicó que "debe llevarse a cabo una investigación para determinarse cuál es el grado de consanguinidad que tiene con estos familiares que se han conocido, a efectos de determinar si constituyen o no una infracción o falta al Reglamento del Congreso".

PUEDES VER Eduardo Vega: "Denuncias contra Vela, Pérez y Concepción deberían archivarse"

Asimismo, Vilcatoma precisó que en las conversaciones de la bancada fujimorista "se decía que se evite contratar a familiares a efectos de no generar desconfianza en la población". De esta manera reiteró que "eso lo teníamos muy claro. 

Pese a ello, horas antes el parlamentario de Fuerza Popular había defendido su punto de vista señalando que no había nada irregular cuando, por el contrario, sostuvo que "legalmente pueden trabajar".

PUEDES VER Rosa Bartra defiende a Segundo Tapia por contratar a sus sobrinos [VIDEO]

"Tenemos a puertas un concurso público y eso es el primer paso para mejorar", finalizó Vilcatoma ante la prensa. Como se recuerda, el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, optó por la medida de no renovar contrato a más de un centenar de trabajadores en el Parlamento, en su gran mayoría militantes de Fuerza Popular

Una vez que se dio a conocer esta decisión, Segundo Tapia fue uno de los opositores más visibles de lo adoptado por Salaverry. Poco después se conoció que contrató a dos sobrinos suyos para su despacho, contraviniendo un parte del Capítulo II del Código de Ética del Congreso que exhorta a los congresistas a no contratar a sus parientes de "hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad".