César Hildebrandt: "El fujimorismo es la enfermedad tenaz de este país"

Christian Silva
2019 M02 1 | 04:55 h

El periodista César Hildebrandt consideró que el fujimorismo, reflejo "informal de la política", es un virus que afecta al Perú, pero que parte de este país lo necesita.

Fuerte crítica al fujimorismo. El periodista César Hildebrandt se refirió a este grupo, actualmente dividido entre Fuerza Popular y Cambio 21, sosteniendo que la presencia de esta familia ha significado un mal para el país.

En su columna en ‘Hildebrandt en sus trece’, el director de este semanario expresó que “el fujimorismo es la enfermedad tenaz de este país”, explicando que este apellido ha sido un reflejo de la informalidad en el país, siendo una idea política sin ideología fija y que forma parte de capítulos oscuros del Perú.

PUEDES VER Kenji sobre el Congreso: "La lucha ahí no es contra la corrupción, sino por el poder"

César Hildebrandt recuerda que hay personas de la sociedad, como él, que esperan la extinción del fujimorismo, narrando el gobierno corrupto de Alberto Fujimori y sosteniendo que los presidentes posteriores, Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala, ocasionaron que el país “recayera” en el apoyo a esta familia.

“El fujimorismo no propone nada, excepto durar”, opina Hildebrandt, “hace lo mismo que hacen los virus y parte del Perú necesita ese huésped tóxico”. Añade que esta familia, actualmente en el Congreso a través de Fuerza Popular –en mayor medida– y de Cambio 21 “es el emprendedurismo informal de la política”.

PUEDES VER Tubino arremete contra cuota de género: "Se están buscando cerebros"

Asimismo, el periodista indica que este pensamiento ‘fujimorista’ “no es una opción política. Es el resumen de nuestros vicios hecho maquinaria política”.

Como capítulo manchado en la historia del Perú, César Hildebrandt indica que las acciones del fujimorismo forma parte de una “versión contemporánea” de Henry Meiggs con los “ferrocariles inútiles” hechos durante el gobierno de José Balta, del contrato Dreyfus, entre el Estado y la Casa Dreydus, con el guano “que engordó a los consignatarios”, y la International Petroleum Company C con el “petroleo que los agachados regalaron”. “El fujimorismo es todo eso sacudido en un envase por un malévolo bartender”, resume el periodista.