ALERTA - Bono 600 soles: consulta el padrón de beneficiarios del subsidio

Jorge Nieto: “Martín Vizcarra es quien está llamado a construir el consenso”

Sigrid Bazán

@larepublica_pe

28 Dic 2018 | 20:01 h
La Republica

Jorge Nieto resalta la necesidad de forjar nuevos liderazgos en política que generen consenso.

En la siguiente entrevista, el exministro de Cultura y de Defensa Jorge Nieto hace un balance de este 2018. Y con miras al próximo año, resalta la necesidad de forjar nuevos liderazgos en política que generen consenso y reemplacen a los dirigentes que hoy se encuentran muy cuestionados por la sociedad debido a su comportamiento público.

- ¿Qué balance tiene de este año y qué retos considera que vienen para el 2019?

Los dos resultados que son más importantes en lo que ha ocurrido, sobre todo en la parte final del año, tiene que ver con una muy intensa polarización política, una lucha política muy abierta, muy descarnada, confrontacional, sin mucho sentido de la mesura o de la responsabilidad estatal y eso ha derivado en dos productos que me parecen importantes.

PUEDES VER: Jorge Nieto: Pedro Chávarry debe someterse a denuncia de fiscal Pérez

- ¿Cuáles son?

Primero, la posibilidad de producir, por primera vez en estas casi dos décadas, una reforma importante en el Poder Judicial (PJ). La reforma del PJ ha sido una de las exigencias más fuertes de la sociedad y, sin embargo, ha sido una tarea permanentemente postergada. Hoy parece ser que se pone al alcance de la mano y habrá que ver qué se elabora sobre eso y hacerlo con mucho criterio. La segunda reforma que se deriva de este proceso es la política. Quienes hemos seguido el tema del Estado sabíamos que era algo que se demandaba a gritos desde hace ya buen tiempo.

- Uno de los temas más urgentes es trabajar en las reformas, precisamente. ¿Cómo ve ese proceso? ¿Cree que existe compromiso real?

Es un proceso complicado, porque estamos hablando de una reforma política, es decir, de establecer las reglas de juego mediante las cuales los actores políticos van a disputar el poder. Ya lo dijo muy bien Fernando Tuesta, presidente de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política: "la reforma electoral es parte de la reforma política". Ahora, una reforma de esa magnitud requiere de un consenso. No es algo que se impone. Entonces, lo que proponga la comisión y el Ejecutivo será materia para la discusión y, por tanto, puede haber ahí un debate importante sobre una serie de temas que ya están planteados en el país desde hace mucho tiempo.

- ¿Pero cree que puede llegarse a un consenso? Hemos visto al presidente del Congreso, Daniel Salaverry, peleando con sus propios colegas de bancada.

Pero el consenso se construye. Los actores hacen lo que tienen que hacer y, muchas veces, hacen lo que no quieren hacer, pero se ven obligados a aceptar. La construcción del consenso es el conjunto del juego político, que es a veces convencimiento, pero a veces es fuerza también. Entonces, esa construcción hay que saberla conducir.

- ¿Podemos confiar en que el presidente Martín Vizcarra va a liderar la construcción de ese consenso?

Él es quien está llamado a hacerlo.

- Las dos fiscales a cargo del caso de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ no han sido ratificadas y sus plazas vencen en tres días. Esto es preocupante. ¿Qué piensa de ese tema?

Al descabezarse el Consejo Nacional de la Magistratura -con justa razón, porque los audios nos habían mostrado una situación de ignominia- no se previó que había un gran espacio en el cual se iba a necesitar un organismo que cumpliera algunas funciones que ejercía el CNM. Ni el Congreso, ni el Ejecutivo se plantearon esa posibilidad. Y mientras se constituye la Junta Nacional de Justicia (JNJ), que será quizá hacia julio o agosto del próximo año, vamos a tener a un Poder Judicial funcionando de modo complicado, justamente en el momento en el que más requerimos que funcione a la perfección.

- ¿Cómo ve el avance de las investigaciones a cargo de la Fiscalía?, teniendo en cuenta que hay obstrucciones y conflictos

Vivimos la peor crisis de corrupción. Lo que nos ha mostrado el caso Odebrecht es una corrupción que tenía ramificaciones al sistema político, al sistema económico, al sistema comunicacional del cual se habla poco. Hay ramificaciones al más alto nivel. Esa lucha no se va a resolver sin tensiones y estamos viendo la turbulencia de todo este año 2018, pero, probablemente, buena parte de 2019 también tenga el mismo grado de turbulencia, de modo que lo que se requiere ahí es que los líderes actúen con sentido de Estado y que nos atengamos a las capacidades y posibilidades que nos da la Constitución y la ley. Ahí donde la Constitución y la ley dejan espacios vacíos se requiere de mucha sensatez, porque de lo que estamos hablando es de resolver la crisis de corrupción más importante que ha habido en la historia de la república.

- ¿Qué líderes políticos nos quedan? Una está en prisión y otro ha intentado pedir asilo.

Pues ahí están. La fracción mayoritaria del Congreso todavía responde, de alguna manera, al liderazgo de la señora Fujimori, bastante golpeada y complicada. Ella y su bancada se encuentran en un proceso de debate o dudas metafísicas muy hondas, pero eso es lo que existe. Al mismo tiempo, sería muy bueno que surgieran nuevos liderazgos en las regiones, en el país, para que sustituyan a los viejos líderes que están cuestionados por la sociedad.

- ¿Usted se ve como líder político, o está pensando sumarse a algún movimiento?

Yo estoy abierto a cualquier posibilidad. Lo importante es construir una alternativa política y tampoco le corro a ningún tipo de responsabilidad.

- ¿Aceptaría alguna función en un eventual gobierno de Vizcarra? ¿O tiene miras hacia el 2021?

Estaba muy cómodo como consultor en México y, en cierto momento, me pregunté qué seguía a los próximos 20 años útiles de mi vida. Tenía un compromiso con el país y regresé solo a hacer política y ahora estoy en eso.