Con mi Navidad no te metas

Marco Sifuentes
15 Dec. 2018 | 17:59h

"Es cierto que la justicia no es plebiscitaria, pero sería un error ignorar que el cargo de Fiscal de la Nación implica asumir buenas dosis de realpolitik".

Chávarry debería aprender la lección de PPK: en el Perú, la navidad no se toca. Memorex: Durante todo el año pasado, las voces que pedían el indulto a Fujimori sugerían, muy abiertamente, que podría realizarse en navidad; una época de perdón cristiano, según estas voces, una época de buena voluntad. La gente, en esa fecha, sabría entender el gesto magnánimo, decían. PPK se creyó todo esto y pensó que el 24 de diciembre era un buen día para indultar al exdictador. Erró garrafalmente. No supo leer ni las encuestas ni las tradiciones peruanas. Terminó perdiendo el apoyo político de, literalmente, millones de peruanos que acababan de respaldar su continuidad ante un intento de vacancia. No duró tres meses más en el cargo.

Chávarry está a punto de cometer el mismo error, pero al revés. En vez de indultar, quiere cortar cabezas. Quiere anular al Equipo Especial Lava Jato del Ministerio Público, remover a los fiscales Vela y Pérez. Esto sería, en el mejor de los casos, una patética muestra de mezquindad y pequeñez. En el peor, complicidad con una red de corrupción.

Y no es una especulación. Lo han dicho, hace días, varios periodistas con conocimiento de causa. Y, esta semana, este columnista ha sido contactado por dos personas cercanas al entorno de Chávarry –cada una por separado– que aseguran que la decisión “ya está tomada” y que incluso el papeleo correspondiente ya está listo. Solo “están viendo en qué momento lo hacen público”.

Chávarry debería volver a consultar los resultados del referéndum y contrastarlos con las encuestas en las que él bordea el 70% de desaprobación. También debería comparar el video de su votación con el de la aclamación durante el sufragio del fiscal José Domingo Pérez

Es cierto que la justicia no es plebiscitaria, pero sería un error ignorar que el cargo de Fiscal de la Nación implica asumir buenas dosis de realpolitik. Además, justo ahora que se ha firmado el acuerdo final con Odebrecht, que las delaciones más jugosas están a la vuelta de la esquina, boicotear al Equipo solo sería visto como la reconfirmación de todos esos audios que lo mostraban como un hermanito más de cuello blanco. Sería una pésima noticia no solo para la justicia, sino para Chávarry

Y, last but not least, está la época del año. Uno puede ser creyente o ateo, fervoroso o desentendido, da lo mismo. La navidad en nuestro país tiene un sentido de celebración de la comunidad familiar; de compartir una comida especial con tu tribu; de desconexión con todo lo demás; de refugio en tu origen. Como si nada más existiera, salvo el calor de tu clan. Manchar eso con una mala noticia, con un recordatorio de que allá afuera el mundo sigue siendo una mierda, eso, señor Chávarry, es y será imperdonable. Pregúntele a PPK.