Jaime Yoshiyama camina sonriente en Miami pese a orden de captura internacional

Anais Coaquira
10 Dec. 2018 | 11:50h

Jaime Yoshiyama, ex secretario general de Fuerza 2011, cuenta con una orden de 36 meses de prisión preventiva por el presunto delito de lavado de activos.

El ex secretario general de Fuerza 2011, hoy Fuerza Popular, Jaime Yoshiyama es captado saliendo de una clínica en Miami, en Estados Unidos, pese a que cuenta con una orden de captura internacional.  

Jaime Yoshiyama cuenta con una orden de 36 meses de prisión preventiva por el presunto delito de lavado de activos, en el marco de las investigaciones sobre los aportes irregulares que habría recibido Fuerza 2011 de parte de Odebrecht.  

PUEDES VER  Movimiento migratorio de Rassmuss pone en duda versión de Yoshiyama

Sin embargo, la orden de prisión preventiva no ha podido ejecutarse debido a que Yoshiyama se encuentra en Estados Unidos, por lo que el juez determinó su búsqueda y captura internacional.  

El proceso de lavado de activos parece no preocupar a Jaime Yoshiyama, ya que fue grabado sonriente por las cámaras de Punto Final mientras abandonaba las instalaciones de la clínica Bascom Palmer Eye Institute donde atiende su enfermedad denominada herpes zóster oftálmico. 

Pese a ser abordado por el reportero, el hombre de confianza de Keiko Fujimori evitó dar declaraciones y decidió volver a ingresar a la clínica.  

Humberto Abanto, abogado de Yoshiyama Tanaka, aseguró que fue él quien le recomendó a su patrocinado evitar dar declaraciones a la prensa, para evitar que se generen especulaciones.

PUEDES VER  Hildebrandt: "Yoshiyama es el Himalaya del fujimorismo mentiroso"

Hace algunas semanas, el exministro fujimorista reveló la identidad del presunto empresario aportante de la campaña de Keiko Fujimori, en el 2011.  

"Me busca Juan Rassmuss Echecopar [empresario fallecido en el 2016], multimillonario, me sorprendió que me llamase y me dijo que quería ayudar a la campaña en defensa del modelo económico. Él vivía en el extranjero y venia siempre al Perú, me llamaba y me preguntaba cuánto necesitaba. No recuerdo cuantas veces fueron, era de su propia fortuna. Varios cientos de miles de dólares en efectivo, habrá que hacer memoria, lo manejaba directamente con el señor con la promesa que no le iba a contar a nadie", comentó.