Movimiento migratorio de Rassmuss pone en duda versión de Yoshiyama

Ángel Páez
3 Dec. 2018 | 02:00h

Empresario que supuestamente donó un millón de dólares a Keiko Fujimori vino a Lima solo tres veces durante la campaña electoral. ¿Cómo hizo para ingresar el dinero en efectivo sin que nadie se diera cuenta?

Una semana después de que Jaime Yoshiyama Tanaka declaró que el empresario Juan Rassmuss Echecopar fue quien le entregó más de un millón de dólares en efectivo para la campaña de Keiko Fujimori en 2011, hasta el momento el ex secretario general del partido fujimorista no acredita en qué fechas recibió el dinero.

Además, el movimiento migratorio de Rassmuss indica que durante la campaña presidencial de Keiko Fujimori, entre diciembre de 2010 y junio de 2011, llegó a Lima solamente tres veces: el 11 de enero, el 15 de febrero y el 29 de marzo. ¿Cómo hizo para pasar los controles aduaneros con más de 300 mil dólares en efectivo a cuestas en cada ocasión?

PUEDES VER Hildebrandt: "Yoshiyama es el Himalaya del fujimorismo mentiroso"

Supuestamente, el empresario Juan Rassmuss arribaba al aeropuerto Jorge Chávez con el alijo del dinero que donaría a Jaime Yoshiyama, por lo que estaba en la obligación de reportar dichos caudales a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), así que deberían existir registros del ingreso de esos montos.

De acuerdo con el abogado Humberto Abanto Verástegui, su cliente Jaime Yoshiyama ha manifestado que Rassmuss dejaba el dinero bajo custodia de las empresas de seguridad Prosegur y Hermes. Si es así, entonces ambas compañías contarían con la información documental.

Pero cuando La República consultó con Abanto al respecto, este dijo que Jaime Yoshiyama aún no le proporcionaba los datos.

Humberto Abanto manifestó que Yoshiyama hasta ahora no le ha indicado en qué cantidades y en cuántas oportunidades Juan Rassmuss le proporcionó los caudales para Keiko Fujimori.

“¿El señor Yoshiyama ya le precisó qué cantidades le entregaron en cada viaje?”, indagamos.

“Todavía no”, expresó Abanto.

La versión de Yoshiyama y Abanto ha añadido dos nuevos elementos: que deben contarse los viajes de Rassmuss a Lima en 2010 y que no necesariamente cada vez que arribó a la capital le entregó fondos a Jaime Yoshiyama.

“El señor Rassmuss tiene solo cuatro entradas antes del 5 de junio de 2011, fecha de la segunda vuelta”, le indicamos a Abanto.

“No, es mucho más de cuatro. La campaña comienza en octubre de 2010. Es lo que cualquier persona debe considerar en una campaña. Incluso podría considerar un mes antes”, contestó (Keiko Fujimori oficializó su candidatura el 7 de diciembre).

“¿Usted considera que con estas entradas de Rassmuss se garantiza que la entrega de dinero fue real?”, insistimos.

“Es posible por lo menos ubicarlo (a Rassmuss) en el Perú. Yo no digo que establezca nada porque erróneamente la gente cree que cuando yo digo que el movimiento migratorio lo coloca acá en el Perú significa acreditar un aporte. Son cosas diferentes”, arguyó.

“Porque también pudo venir y no haber dado nada”, le decimos.

“Podría no haber dado nada”, admitió Humberto Abanto.

“¿Solo garantiza su presencia en este país entonces?”, indagamos.

“Lo que decimos en doctrina penal indicios de capacidad e indicios de ubicación. Si estaba o no estaba en el Perú”, aceptó.

PUEDES VER Fujimorista Miguel Castro confesó haber lavado falsos aportes para Keiko Fujimori

Lo cierto y contundente es que el movimiento migratorio de Rassmuss contradice la versión oficial de Yoshiyama y su abogado. Humberto Abanto había dicho: “El señor Rassmuss venía con cierta regularidad. Cada vez que venía, según la declaración de Jaime Yoshiyama, lo llamaba o lo contactaba para preguntarle si necesitaba dinero para la campaña”.

“Como empresario, Juan Rassmuss estaba plenamente informado de que para ingresar en efectivo sumas de dinero que superaban los 10 mil dólares debió formular las declaraciones respectivas y en los archivos deben constar los documentos. De no existir evidencia de las declaraciones, habría incurrido en ilícitos penales”, informaron fuentes de Aduanas de la Sunat.

“Cualquier empresa de seguridad de caudales registra el traslado de fondos en efectivo e informa a las autoridades respectivas de la existencia de importantes movimientos de dinero. Sumas como las referidas (por Yoshiyama y su abogado Abanto) han debido de ser reportadas obligatoriamente”, indicaron fuentes relacionadas con las compañías de seguridad que prestan servicio de custodia de caudales.

En términos legales, los “registros mentales” de Jaime Yoshiyama carecen de cualquier valor.

Ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario

Juan Rassmuss estuvo en Lima entre el 8 y 14 de octubre de 2010, mucho antes de que se oficializara la candidatura de Keiko Fujimori, el 7 de diciembre de ese año. Y regresó el 11 de enero, el 15 de febrero y el 29 de marzo de 2011, durante la campaña electoral.

Recién retornó a Lima el 7 de mayo, un mes después de la derrota de Keiko Fujimori ante Ollanta Humala en la segunda vuelta presidencial.

Jaime Yoshiyama pretende que se contabilicen las visitas de Rassmuss desde octubre de 2010, con lo que serían supuestamente 4 las oportunidades que el empresario le dio dinero a la campaña de Keiko Fujimori. Es decir, habría ingresado al Perú 250 mil dólares en efectivo en cada ocasión.

Ante las versiones incoherentes sobre las entregas de dinero, ahora Humberto Abanto sostiene que no hay evidencias documentales para demostrar lo dicho por su cliente.