Monseñor Cabrejos: "El pecado se perdona, pero el delito sí debe castigarse"