Fujiaprismo en un ataque de nervios

13 Nov 2018 | 20:17 h
La Republica

Ayer fue un día fatal para el fujiaprismo. ¿El fin se acerca?

Ayer fue un día fatal para Fuerza Popular porque el fiscal Domingo Pérez avanzó en la demostración, gracias a los testimonios de los propios fujimoristas que optan por colaborar con la justicia para no complicarse aún más, de que el partido fue usado como lavandería.

Varias expresiones proyectan la sensación de que el fin se acerca. Desde el desconcierto en la dirigencia de FP porque la verdad se está conociendo gracias a personas que saben mucho; hasta la desesperación que proyectan las acciones y comentarios de Pedro Chávarry y Rosa Bartra, los dos arietes del esfuerzo para blindar a Keiko Fujimori y Alan García.

Ambos usan su poder para obstaculizar a la justicia. Uno manejando la fiscalía como su chacra; la otra, manipulando desde su curul.
Chávarry es una vergüenza. No solo por el papelón internacional que hizo en CNN, demostrando la podredumbre intelectual y moral que ya ratificó en el Perú, sino porque es obvio que usa su cargo como sicario contra quien digan sus patrones.

Separa al fiscal Rafael Vela del  programa nacional de bienes incautados; sobrecarga la labor de las fiscales Sandra Castro y Rocío Sánchez para distraerlas del caso ‘los cuellos blancos del Callao’ –del que se sospecha en el propio ministerio público que Chávarry lo integra– poniéndolas a ver otros casos; y, entre otras hostilidades a fiscales anticorrupción, reactiva la acusación absurda contra Pérez por apología del terrorismo.

Chávarry juega en pared en esta obstaculización de la justicia con el otro ariete del blindaje a corruptos que es la congresista subordinada Bartra, quien luego de perpetrar el informe de la comisión lava jato para limpiar a Keiko Fujimori y Alan García, se lanzó a acusar también a Pérez señalando que su acción como fiscal es indebida, como si ella tuviera la objetividad y el mandato para decidirlo.

Y cuenta en ese afán con la colaboración de más de un congresista del Apra y de otros partidos, como Mauricio Mulder y Jorge del Castillo –desde la comisión de defensa– para atacar al fiscal Pérez, todo lo cual es avalado, de manera increíble, por parlamentarios como Víctor Andrés García Belaunde.

¿Por qué será? El fiscal Pérez está desnudando la verdad de los financiamientos que Keiko Fujimori siempre negó, y mañana Alan García debe responder a su interrogatorio.

Al borde de un ataque de nervios, el fujiaprismo está, para eludir a la justicia, en carrera contra el tiempo para sacar del camino al fiscal Pérez, y Chávarry y Bartra son sus arietes.