Cuando Fuerza Popular archivó el proyecto para liberar a Fujimori

En mayo del 2017, los miembros de la bancada de Fuerza Popular rechazaron una iniciativa que se discutía en la Comisión de Justicia, que proponía arresto domiciliario para Fujimori.

En mayo del 2017, los miembros de la bancada de Fuerza Popular rechazaron una iniciativa que se discutía en la Comisión de Justicia, que proponía arresto domiciliario para Fujimori.

El inevitable retorno del exdictador Alberto Fujimori a un centro penitenciario, tras la anulación del indulto humanitario que recibió en diciembre pasado, provocó la más enérgica protesta de los congresistas y simpatizantes de Fuerza Popular

Por poco más de nueve meses, el exjefe de Estado permaneció en una residencia en La Molina en libertad. Sin embargo, el riesgo de que pueda regresar a prisión era latente por la disposición que realizó la Corte Interamericana de Justicia de Derechos Humanos (Corte IDH) para que la instancia judicial del Perú evalúe el beneficio del indulto otorgado.

Pese a este panorama, la situación de Alberto Fujimori podría haber sido distinta si el Congreso de la República, dominada por Fuerza Popular, hubiera aprobado un proyecto de ley para que los mayores de 75 años cumplan su sentencia con arresto domiciliario.

Dicha iniciativa la presentó los primeros meses del 2017 el congresista Roberto Vieira y la discutió la Comisión de Justicia en mayo de dicho año. La propuesta argumentaba que podían acogerse al beneficio los condenados que habían cumplido un tercio de su pena y tengan una enfermedad.

La iniciativa beneficiaba directamente al exdictador, quien venía cumpliendo desde el 2009 una sentencia de 25 años por delitos perpetrados en las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, así como por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer.

Pese a que este proyecto significaba una posibilidad de cambiar el régimen carcelario de su líder, los miembros del partido que lidera Keiko Fujimori en la Comisión de Justicia votaron por el archivo de esta fórmula y el proyecto fue enviado por unanimidad al olvido.

Así, las congresistas Alejandra Aramayo, Úrsula Letona y Karina Beteta decidieron lo respaldar la propuesta de Vieira. Durante dicho debate, incluso Beteta señaló que “la solución no es el Congreso. La solución es un indulto del presidente Kuczynski”.

La anulación del indulto humanitario es una resolución que se obtiene tras un recurso que los deudos de La Cantuta y Barrios Altos presentaron ante el Poder Judicial para revisar la legalidad de la gracia presidencial. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO