Arequipa: El historial de la carrera política de Alfredo Zegarra

La República
2 Oct. 2018 | 01:17h

CANDIDATO. El postulante de Arequipa Renace intenta llegar al gobierno regional. Tiene un historial de hechos que han marcado su carrera política. Desde la vez que dijo que sufrió un atentado, hasta cuando prometió pagar una deuda con bolsas de cemento

Agarrado de un árbol, el candidato al gobierno regional Alfredo Zegarra Tejada da un mensaje a sus seguidores a través de las redes sociales. Después de decir que ingresó a la política porque quería ayudar a más gente, añade: “Han emprendido una campaña de demolición, desprestigio en nuestra contra, pero nuestro amor por Arequipa está muy por encima de los insultos, las difamaciones, las calumnias”.

Este discurso, casi de víctima, es muy similar al que utilizó mientras era alcalde provincial de Arequipa. Cada vez que se le objetaba irregularidad en alguna obra o problemas con su entorno de confianza, decía que sus adversarios políticos lo “querían despellejar vivo”. 

PUEDES VER: Hinojosa gestaba campaña de Alfredo Zegarra

Zegarra ahora quiere el voto de la gente para coronar su polémica carrera política y convertirse en gobernador regional de Arequipa. Está a punto de cumplir 67 años, de estos, 20 de ellos los ha pasado en la política. Su trayectoria está marcada por escándalos, mentiras y denuncias.

EL “ATENTADO”

Su aparición en la escena política se remonta a 1998. Fue electo regidor distrital en José Luis Bustamante y Rivero por el movimiento Modernidad y Democracia. Luego, en los comicios de 2002, postuló por primera vez a la alcaldía y ganó con la organización política Bustamante Renace. 

La historia de dudas en torno a sus afirmaciones comienza aquí. Era época electoral y Zegarra denunció que sufrió un atentado en su automóvil, que le dispararon y producto de ello chocó contra un poste. El candidato fue trasladado al hospital Honorio Delgado, donde lo atendieron. Dicho sea de paso, él laboraba ahí como médico.

El periodista Jorge Turpo Rivas, que en ese entonces laboraba en el diario Arequipa al Día, ingresó a la habitación donde estaba el candidato. Relata que lo vio sin collarín y dando órdenes de campaña como si nada hubiera pasado. De hecho, Turpo plasmó esta historia en el libro Rostros: once caras de la política arequipeña, publicado en 2014.

Tal como lo cuenta en el libro, el periodista sostiene que Liz Huamonte, quien conformaba el equipo de campaña de Zegarra, le confirmó que todo el hecho fue armado, era mentira.

Turpo explica que las dudas sobre la veracidad del atentado comenzaron por algo que dijeron los bomberos. Ellos corroboraron que hubo un choque, mas no disparos. Cuando él logró verlo en su habitación, Zegarra se vio al descubierto. El postulante aceptó una entrevista, pero en esta siguió sosteniendo la versión del atentado. 

LAS BOLSAS DE CEMENTO

En los comicios de 2006, el hombre del bigote repitió el plato en la alcaldía de Bustamante. Pero aquella vez ganó con la nueva agrupación Arequipa Renace. Su victoria se dio en medio de hechos confusos que fueron denunciados por Celina del Carpio, dirigente y exregidora provincial. 

PUEDES VER: Inspectores y funcionarios conforman "Comando Bigote" en campaña de Zegarra

Cuenta que Arequipa Renace prácticamente se fundó en su casa junto a Mario Melo, incondicional de Zegarra, exregidor y ahora candidato a consejero. 

Mario Melo le pide en 2005 a Celina que le presente a Zegarra. Así ocurre y al poco tiempo, los dos se hacen muy cercanos y hasta se vuelven compadres. 

Tras ello, decide postular a la alcaldía provincial de Arequipa; incluso arma la plancha de regidores con Henry Ibáñez, Celina del Carpio, entre otros. 

La dirigente sostiene que le entregó 5 mil dólares para asegurar su postulación. Todo iba bien hasta que llegó el día de la inscripción en el Jurado Nacional de Elecciones en 2006. Según Del Carpio, todos acudieron en caravana cerca de la medianoche. De pronto, se enteraron que Zegarra se presentó para la alcaldía distrital de Bustamante con otra plancha de regidores.

Entonces Del Carpio reclama a Zegarra la devolución del dinero que le entregó y así comienza el problema.

En un principio, el médico le entrega 2 300 soles, monto que no cubría la deuda. Así, Celina insiste durante mucho tiempo con el pago. La citan al municipio de Bustamante y en una reunión junto a sus funcionarios de confianza Ricardo Zegarra, Víctor Arango y Edgar Gonzáles; Zegarra le dice que le saldarán la deuda. Un buen día, Arango la llama y le dice que le pagará con bolsas de cemento.

El 01 de febrero de 2010, Del Carpio acude a la ferretería Difesur, ubicada en la avenida Dolores. Recoge 100 bolsas y al día siguiente, le entregan otras 80 en su casa. Ella logró que le dieran guías de remisión donde el municipio aparecía como propietario de los bienes

Pero insistió que esa cantidad no cubría el monto. Con las guías acudió a la Fiscalía y denunció el hecho. Así se armó un operativo. La Fiscalía intervino cuando se entregaban bolsas de cemento adicionales. El escándalo estalló, la noticia fue publicada por La República. El caso llegó al Poder Judicial, donde fue archivado.

ASCENSO AL PROVINCIAL

Cuando el denominado "bigote que trabaja" llegó a la alcaldía provincial de Arequipa, los problemas con sus obras comenzaron. 

PUEDES VER: Candidatos a elecciones pueden hacer propaganda política hasta este jueves

En noviembre de 2011 se colocó la primera piedra de los tres intercambios viales de El Palomar, Francisco Mostajo y Los Incas, pero el Consorcio Arequipa inició los trabajos recién en 2012. El retraso le costó a Zegarra un sinfín de problemas. Él había dicho que las obras solo tardarían seis meses, terminó inaugurándolas en agosto de 2013. La infraestructura se hizo con dinero de Cerro Verde. Por eso en el acto inaugural, Zegarra, fiel a su estilo de víctima, dijo: "¡Soy un limosnero por Arequipa! ¡Debo pedir limosna para hacer más obras y lo haré hasta el último día de mi mandato! ¡No me avergüenzo!".

Durante su segundo periodo como alcalde provincial, le comenzaron a llover las críticas por un dinero no entregado a los Bomberos y el reclamo de los proveedores, que le exigían el pago por servicios prestados durante el Congreso Mundial de Ciudades Patrimonio. Zegarra, el 20 de diciembre de 2015, tenía la inauguración de otro intercambio vial (Avenida Cultura y Dolores) y en plena ceremonia se desmayó. Muchos especularon sobre la veracidad de este hecho.

Estos son solo algunos de los hechos que han marcado la trayectoria de Zegarra, quien ahora pretende llegar al sillón regional.

Zegarra dice que se ha emprendido una campaña de demolición y desprestigio en su contra, pero que está por encima de ello.  

Los cuatro años de vida que le quedaban

Pese a que quedó registrado en audio, Zegarra niega que en octubre de 2014, a pocos días de las elecciones, dijera que le quedaban cuatro años de vida.

La conversación que sostuvo en este diario fue clara. Zegarra le dijo a los periodistas: “Fui intervenido quirúrgicamente, pero eso no soluciona al 100%, entonces uno tiene sus limitaciones de salud y, bueno pues, yo sé que no paso de cuatro o cinco años". "¿De qué?", le preguntó el periodista Juan Carlos Soto. Él respondió: "... De vida”.

Hace dos semanas el candidato dijo que en realidad no quería decir ello. “Es falso. Lo que pasa es que se interpretan las cosas mal. Cuando a uno lo operan de un tumor, tiene cinco años de expectativa de vida. Si pasa los cinco años, quiere decir que se curó. Eso es lo que se dijo en ese tiempo (…) El aspecto médico y el pronóstico es una cosa y lo que decide Dios es otra”, señaló.