ELECCIONES Y ESPACIO PÚBLICO

Una nueva campaña electoral, esta vez para elegir autoridades municipales, enfrenta a los electores una vez más, no solo con tener que elegir a quien ostente el atributo de considerarse el MAL MENOR, sino que, además, debemos soportar la enorme contaminación visual a la que somos sometidos por los que se supone se encargarán de mantener el ornato de la ciudad. Los ciudadanos estamos hartos de ver nuestra ciudad invadida por una publicidad que lo único que hace es mentir, además de empobrecer, ensuciar y afear nuestra ciudad. Ni qué decir del tema en provincias, en donde las pintas se dan en las paredes de las casas de los campesinos, a cambio de dádivas, para permanecer durante años a la espera de nuevas elecciones. ¿Es que no hay un candidato que renuncie a contaminar más aún la ciudad? ¿Que, como parte integral de sus propuestas municipales, contemple, no solo no utilizar la contaminación visual como plataforma de plan de gobierno, sino que además plantee el retiro de toda la publicidad callejera que invade cada día más las calles de nuestra ciudad? ¡Columnas gigantes de concreto atravesando árboles, anuncios publicitarios en la Vía Expresa que ponen en riesgo la vida de los conductores! Requerimos de autoridades que empiecen por respetar a los ciudadanos. Que sientan afecto por su ciudad. Que entiendan que el espacio público nos pertenece a todos y que este no debe servir para la invasión desmedida de propuestas callejeras falsas, absurdas, necias y sin sentido.

Te puede interesar