Testimonio de subalternos fue clave para condenar a Donayre