Renuncia juez supremo que pidió contratar a pariente en la Corte del Callao

Carlos Rosales
22 Ago 2018 | 1:16 h

Samuel Sánchez Melgarejo renunció a la Corte Suprema, tras la difusión de audios en donde quedó en evidencia que funcionaba como agente de empleos, y su amigo, el exasesor Gianfranco Paredes, se encargaba de las gestiones. 

Los audios de la corrupción siguen generando renuncias en el sistema judicial. El turno ahora fue de Samuel Sánchez Melgarejo, quien tras un audio difundido por el portal IDL-Reporteros, quedó en evidencia como un "agente de empleos" en la Corte del Callao, teniendo al exasesor  de la Corte Superior del Callao, Gianfranco Paredes, como operador para dichas gestiones. 

"Poder Judicial acepta renuncia de magistrado Samuel Joaquín Sánchez Melgarejo al cargo de juez provisional de la Corte Suprema", informó el órgano judicial luego que Sánchez Melgarejo decidiera dimitir de su cargo tras la difusión de una serie de escuchas telefónicas entre personalidades de su entorno para llevar a cabo una contratación de personal de manera selectiva. 

PUEDES VER Juez supremo Samuel Sánchez pidió contratar a pariente en la Corte del Callao [AUDIOS]

Samuel Sánchez Melgarejo, al tomar el cargo de juez supremo provisional de la Corte Suprema, dejó su puesto vacante en la Sala Civil de la Corte Superior de Santa en Chimbote. Plaza que pasó a ocupar Frey Tolentino, juez que también fue involucrado en los audios de la corrupción hace algunos días y que además está vinculado con la red de César Álvarez

#LoÚltimo Poder Judicial acepta renuncia de magistrado Samuel Joaquín Sánchez Melgarejo al cargo de juez provisional de la Corte Suprema. pic.twitter.com/vBiMGarHvE

— Poder Judicial Perú (@Poder_Judicial_) 22 de agosto de 2018

En uno de los audios, se oye como el ahora renunciante juez Samuel Sánchez Melgarejo le pide a Gianfranco Paredes, presunto integrante de la organización criminal 'Los Cuellos Blancos del Puerto', darle las facilidades para contratar a una pariente suya. Esto desencadenó en una serie de comunicaciones que dejó en evidencia que la contratación de personal era manejada por magistrados y asesores de la Corte Superior de Justicia del Callao.