Rescatan a los 43 militares hostigados por narcoterroristas

Vraem. También recuperan el cadáver del suboficial FAP Elmer Quispe Ríos. Operativos de las Fuerzas Especiales continúan para capturar a José Quispe Palomino, camarada 'José'.

Vraem. También recuperan el cadáver del suboficial FAP Elmer Quispe Ríos. Operativos de las Fuerzas Especiales continúan para capturar a José Quispe Palomino, camarada 'José'.

Una perfecta combinación de inteligencia y audacia fue la clave para rescatar ayer a los 43 comandos y el cadáver del suboficial FAP Elmer Quispe Ríos, integrantes de una patrulla del Comando Especial Vraem que desde hace una semana intenta ubicar a una columna terrorista dirigida por el camarada 'Antonio' en la zona de Canayre, en Huanta, Ayacucho.

La operación fue ejecutada desde las 16:45 horas y todo salió como estaba planeado, indicaron fuentes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Según se informó un grupo de inteligencia militar logró montar una estratagema para burlar a los narcoterrroristas de la zona.

VENGANZA DE ‘JOSÉ’

En el sector de Monopata habían incursionado tres patrullas de las Fuerzas Especiales Conjuntas en busca de Víctor Quispe Palomino, camarada 'José', exmiembro de Sendero Luminoso y ahora líder del llamado Militarizado Partido Comunista del Perú (MPCP).

Las fuerzas del orden sabían que su gran debilidad era la arrogancia y que para doblegarlo deberían tocar ese talón de Aquiles.

Según fuentes militares, hace varias semanas murió su hija (niña) y este la enterró en la zona, donde tendría su base principal.

Las mismas fuentes indicaron que 'José' le llevaba flores cuando visitaba su tumba y eso fue de pleno conocimiento de del Comando de Inteligencia y Operaciones Especiales Conjuntas (CIOEC).

Teniendo como estrategia sacar a Quispe Palomino de su zona, los comandos exhumaron el cuerpo de la menor y la llevaron al cementerio de La Merced (Junín), donde le dieron cristiana sepultura.

OCHO ATAQUES

'José' habría jurado venganza y lanzó una ofensiva contra las fuerzas del orden. Movilizó una columna de más de 50 hombres fuertemente armados, y de acuerdo a las acciones de inteligencia, tenían incluso una PK9 (ametralladora Kaláshnikov) de alto poder destructivo, para derribar helicópteros.

Desde el 18 de julio hasta el 4 de agosto realizaron ocho ataques, emboscadas y hostigamiento en el Vraem.

La última fue el 4 de agosto en Canayre cuando atacaron un helicóptero Mi-17 de la FAP que tenía la misión de extraer a los militares y policías que se encontraban en el sector de Monopata buscando al camarada 'José'.

Ese día, las tres patrullas del CEVraem –de 16 hombres cada una– fueron atacadas desde distintos flancos por francotiradores apostados en las partes altas de esa zona de selva. Desde entonces se produjeron incesantes enfrentamientos y en el quinto día murió el suboficial FAP Elmer Quispe Ríos.

SALIERON TODOS

Las condiciones climatológicas no permitían ejecutar el rescate, pues las aeronaves no podían acercarse a la zona.

La tarde de ayer mejoró el clima y la decisión fue entrar al lugar. Al mediodía habían llegado refuerzos.

Inicialmente salieron siete miembros de la Marina, uno de ellos herido, y dos policías, también lesionados. Luego salió el resto.

"Se está combatiendo, es una operación muy difícil que llevamos desde hace meses (...) ya están nuestros comandos en poder de nuestras Fuerzas Armadas y seguimos combatiendo allá para tratar de capturar a estos elementos terroristas que tanto daño están haciendo al país", precisó un oficial del CEVraem.

Suboficial FAP Elmer Quispe recibirá honores en Lima

- Anoche, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas confirmó la extracción del suboficial de tercera FAP Elmer Quispe Ríos. El cuerpo fue trasladado desde la zona de operaciones hasta la base de Pichari. Hoy será trasladado a Lima, donde recibirá honores militares en su calidad de héroe de la pacificación nacional, informó el CCFFAA.

- Asimismo, los familiares del militar fallecido fueron trasladados en un avión hasta Pichari con el fin de acompañar el retorno a la capital.

El Comando Conjunto reafirmó su compromiso de seguir luchando firmemente hasta conseguir la pacificación del Vraem y honrar la memoria del suboficial Quispe y de todos los militares caídos.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO