Reconstrucción con cambios

11 Ago 2018 | 6:00 h

Mucho ruido y pocas nueces
Richard Acuña Núñez, congresista de la República.
La Reconstrucción con Cambios se ve en cifras pero la gente no la vive. Luego de año y medio, en las zonas afectadas por El Niño costero, en promedio, se avanzó solo un 10% de lo prometido. El presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció que a fines del 2019 todos los damnificados contarían con una vivienda digna, pero al ritmo que vamos estamos muy lejos de cumplirlo; entonces, ¿cómo les explicamos a cientos de familias que deben seguir padeciendo en carpas o en casas de esteras y triplay, sin agua ni energía eléctrica? Es urgente que el presidente pise el acelerador y transfiera recursos a los gobiernos locales y regionales para ejecutar las obras. Si para ello se requiere modificar la normatividad, estaremos dispuestos a debatir sus pedidos. Desde el Congreso seguimos vigilantes, complementando la labor de la Contraloría, que debe ser dotada de mayor presupuesto para garantizar el uso adecuado de los recursos destinados a la Reconstrucción con Cambios.

La paciencia se acaba
Hugo Garcés Solano, Dec. Colegio de Ingenieros de Piura.
Después de 18 meses de la salida del río Piura, seguimos como la cenicienta de la reconstrucción. El gobierno no se cansa de prometernos miles de millones de soles y listados de obras, que solo quedan en el discurso. No sabemos si es dejadez, olvido o incompetencia. Lo tangible es que la reconstrucción aún no empieza y la paciencia de la población se acaba. Aunque para el 2018 se nos dio un cronograma que constaba de 4 periodos de tres meses cada uno, a la fecha, estando en el tercer periodo no se cumplió la nueva programación. El gobierno pretende esta segunda mitad del año aglutinar las obras e intentar nivelarse. No creemos que lo logre a la luz de lo que ocurre. Los pobladores nos sentimos frustrados y con los nervios a flor de piel respecto a la tan ansiada reconstrucción, hemos perdido la confianza y no creemos en promesas de listados y cifras millonarias; lo único que nos devolverá la confianza es ver las obras en ejecución; mientras tanto decimos: “ver para creer”.

Te puede interesar