El sistema de justicia

10 Ago 2018 | 6:00 h

Justicia ciega, sorda, muda
Luis Mora
, investigador.
Nuestra imperfecta justicia, a pesar de sus detractores, si se cumpliera con honestidad y probidad por parte de sus ejecutores los jueces, estaría cumpliendo la misión para la cual fue creada: impartir con justa equidad las disposiciones legales para una convivencia más humana entre la ciudadanía y las instituciones. Los últimos acontecimientos policiales que lindan con lo delincuencial, coloca en el tapete de la discusión pública lo que ya se sabía en el susurro cotidiano y en el diálogo de la esquina vecinal: nuestros jueces son cegados por el brillo del S/ol, tienen las orejas tapadas por plata y tienen un bozal de billetes que los hace mudos. Necesitamos una urgente e inmediata reforma, desde la currícula universitaria, cambiar todo el aparato administrativo. Modificar la Constitución para que los jueces y fiscales, en todas sus instancias, sean elegidos democráticamente.

Democracia + meritocracia
Herly Llerena, consultor jurídico internacional.
La propuesta para elegir a las nuevas autoridades del Poder Judicial por voto directo e individual de todos los magistrados del Perú, formulada por su flamante titular Víctor Prado Saldarriaga, podría resultar muy valiosa si acaso esa forma de participación democrática más incluyente estuviera acompañada de la formulación de un nuevo “paradigma de magistrado”, que podría incluir entre otros atributos los siguientes: calificaciones profesionales reconocidas, eficiencia en el cumplimiento de sus funciones con indicadores de gestión, desarrollo de valores morales y éticos, así como un compromiso de servicio demostrado. De este modo, las elecciones que se puedan llevar a cabo en el futuro serían ante todo una evaluación con esos parámetros y no una banal respuesta a la manipulación de costosas campañas políticas.

Te puede interesar