El “tigre” Gareca y la selección

9 Ago 2018 | 6:00 h

Un clima de desconfianza

Carlos Salinas, director de Líbero.

Tras 4 semanas de incertidumbre, contaminadas con audios que pusieron en riesgo la negociación, Ricardo Gareca renovó su vínculo con la selección nacional y aceptó el reto de no solo llevarnos otra vez a una Copa del Mundo, sino también de apoyar el fortalecimiento del fútbol peruano. Si bien el país aplaude la decisión, no deja de preocupar el ambiente en el que se dio el acuerdo. El presidente de la FPF, Edwin Oviedo, está seriamente cuestionado y tanto Gareca como Juan Carlos Oblitas prefirieron marcar distancias con él, algo que, sin duda, complicará el ambiente de buena relación entre directivo, técnico y colaboradores para lograr objetivos. La unión caracterizó la clasificación a Rusia 2018 y hoy es la desconfianza el ingrediente que marca el inicio del camino a Qatar 2022. ¿Será posible una convivencia así en Videna? Sinceramente, no lo creemos.

No defraudar al técnico

Marco Coello, periodista deportivo de La República.

El país festeja porque Ricardo Gareca estará junto a nosotros por tres años más (prorrogable hasta Qatar 2022 si es que llegamos a clasificar). Esta noticia nos ilusiona con un futuro prometedor para el fútbol peruano porque el ‘Tigre’ y su comando técnico demostraron trabajo serio y con grandes resultados como es volver a una Copa del Mundo tras 36 años. Sin embargo, hay una espina que no nos tiene tranquilos, esta incómoda situación que pasa el presidente de la FPF, Edwin Oviedo, tras haber sido vinculado en audios con César Hinostroza y Antonio Camayo. Gareca confía que no habrá problemas con Oviedo, a quien defendió en conferencia de prensa donde anunció su continuidad. Por el bien del país, deseamos que Oviedo no defraude la confianza del técnico argentino. El bien de la FPF es el bien de todos, ojalá sigamos haciéndolo.

Te puede interesar