Interpol detiene a banquero chino, a quien exjuez Ríos rechazó capturar

Robo millonario. Expresidente de la Corte del Callao se negó a acceder al pedido del Ministerio Público para detener a ciudadano asiático Wu Xiaoliang, acusado de apropiarse de 500 millones de dólares, y facilitó su excarcelación.

Robo millonario. Expresidente de la Corte del Callao se negó a acceder al pedido del Ministerio Público para detener a ciudadano asiático Wu Xiaoliang, acusado de apropiarse de 500 millones de dólares, y facilitó su excarcelación.

El banquero de nacionalidad china Wu Xiaoliang, acusado por las autoridades de su país de aprovechar el cargo de director del Banco de Ningbo para apropiarse de 500 millones de dólares en 2016, fue detenido por agentes de Interpol cuando se presentó a una audiencia en la Primera Sala Penal Suprema, el último miércoles 25 de julio.

El exdirector del Banco de Ningbo llegó al Perú procedente de Cuba el 18 de octubre del 2017, y fue inmediatamente arrestado en el aeropuerto internacional Jorge Chávez. El ciudadano chino tenía vigente un mandato de captura internacional.

Seguidamente, el titular del Quinto Juzgado de Investigación Preparatoria del Callao, Renee Quispe Silva, en lugar de dictar detención preliminar por 60 días para Wu Xiaoliang, hasta que se tramitara el cuadernillo de extradición, ordenó nada más que comparecencia con restricciones.

Poco antes de cumplirse el plazo, en diciembre del 2017, la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y de Extradiciones del Ministerio Público solicitó al juez Renee Quispe que dispusiera la detención del ciudadano chino para garantizar su presencia al momento de la extradición. Sin embargo, surgieron varios incidentes dilatorios que favorecieron a Wu Xiaoliang, natural de Heshan, nacido el 28 de febrero de 1980.

Para empezar, el juez Renee Quispe, quien dependía directamente del expresidente de la Corte Superior del Callao, Walter Ríos Montalvo, nunca respondió al requerimiento del Ministerio Público.

En efecto, el jefe de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y de Extradiciones del Ministerio Público, Alonso Peña Cabrera, envió un oficio al cuestionado Walter Ríos, quien recibió el documento el 15 de febrero.

Peña pidió a Walter Ríos que se pronunciara sobre el pedido de detención contra Wu Xiaoliang, de lo contrario, su extradición peligraba.

“Corresponde que se dicte la medida coercitiva para todo procedimiento de extradición, pronunciamiento que hasta la fecha no ha sido emitido”, reclamó el fiscal Peña en el oficio dirigido a Walter Ríos.

Peña llamó la atención de Ríos sobre el caso porque estaban en juego 500 millones de dólares, “un monto que constituye una circunstancia de especial relevancia, a efectos de determinar la gravedad de los hechos imputados”.

Razón y motivo

En esta línea, Peña demandó a Ríos que “tenga a bien efectuar las gestiones que correspondan, a efectos de que estas observaciones (señaladas por el Ministerio Público) sean materia de pronunciamiento por parte de la autoridad judicial competente, previo a que el cuaderno de extradición (de Wu Xiaoliang) sea elevado a la Corte Suprema”.

Lo cierto es que Walter Ríos había decidido no aceptar lo pedido por el Ministerio Público y el ciudadano chino siguió en libertad.

En efecto, tal como lo evidencian los audios propalados el pasado domingo 15 de julio en el programa Panorama, Walter Ríos buscaba por todas las vías que Wu Xiaoliang continuara libre.

En la grabación, Ríos le dijo a su esposa Maritza Sánchez Liza: “Hay un caso jodido de un ciudadano chino que ha venido de la (Corte) Suprema. La vez pasada tuve una reunión y ahora ha venido toda una delegación. O sea, han vuelto a venir, pero con todos los chinos, o sea, los de la embajada y toda esa vaina. Lo que pasa es que hay un ciudadano chino que dicen que se ha apropiado de 500 millones de dólares y el juez del Callao le ha dado solamente comparecencia con restricciones. Pero ¡carajo! (Aquí hay) doble incriminación. Está incriminado allá (en China) y está incriminado acá (en Perú), y la profesión dice que son 4 años. Total, ¿qué quieren? ¿Detención? No jodan, pues. ¿Sí o no?”.

El juez Renee Quispe cometió errores en la documentación que contribuyeron a la dilatación del proceso de extradición del chino. Aparentemente, los yerros fueron elaborados adrede para darle una mano a Wu Xiaoliang, y quizás no fue gratis, a la luz de los audios que revelan presuntos actos de corrupción de Walter Ríos.

El fiscal superior Alonso Peña Cabrera le hizo notar a Walter Ríos groseros “errores” en las resoluciones del juez Renee Quispe, como confundir Chile por República Popular de China, o consignar el delito “estafa genérica”, cuando la acusación contra el ciudadano chino señala claramente que se trata de apropiación indebida.

Peña también comunicó a Ríos que se acusaba a Wu Xiaoliang de quedarse con “3,2 millones de yuanes”, cuando en realidad fueron 3,2 mil millones de yuanes (que según las unidades de conversión estadounidenses equivaldría a 500 millones de dólares). Según Alonso Peña, lo peor de todo es que el juez Quispe no notificó a la fiscalía competente que era parte en el proceso de extradición, y que incluso intervino en la detención del chino.El pasado 25 de julio, la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, presidida por José Lecaros Cornejo, declaró procedente la solicitud de extradición del banquero chino Wu Xiaoliang, formulada por la República Popular de China por la apropiación ilícita de 500 millones de dólares.

Suprema aprobó extradición

- Lo que falta es que el Consejo de Ministros apruebe la Resolución Suprema del jefe de Estado que dispone la extradición del banquero chino. Mientras, las autoridades investigan si Walter Ríos obtuvo beneficios ilegales.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO