MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - ¿Cuáles son los cruces confirmados de octavos de final?
Política

Proyectos emblemáticos del sur continúan trabados

La Republica

*EN PAUSA. El gasoducto para el sur, el aeropuerto Chinchero y Majes Siguas II, proyectos salpicados por el escándalo de corrupción de Odebrecht y el club de la construcción, no avanzan. En su mensaje a la Nación, ¿Vizcarra dirá algo de ellos?

El año pasado, en su último mensaje a la Nación, el ahora expresidente Pedro Pablo Kuczynski prometió reiniciar los grandes proyectos derribados por la corrupción o un ineficiente planteamiento económico.

En ese momento, Kuczynski, cuyo gobierno estaba golpeado por el Niño Costero y el caso Lava Jato, se animó a decir que el Perú agarraría ritmo con el destrabe de estas inversiones clave para generar empleo y reactivar la economía.

PUEDES VER: El Congreso fue blanco de las protestas cusqueñas

Ha transcurrido un año y PPK se marchó de Palacio, y con él quedó en nada la promesa. Salvo Quellaveco, los proyectos más emblemáticos: el gasoducto sur peruano, el aeropuerto de Chinchero y Majes Siguas II están paralizados. Los analistas consideran que, por el momento, no se puede esperar buenas noticias sobre ellos.

Uno de ellos es el gasoducto, ideado para traer el gas de la selva de Camisea a las ciudades del sur para hacerlas más competitivas con energía barata. Actualmente, este se rediseña. Proinversión encargó los estudios a la consultora británica Mott MacDonald. El ministro de Energía, Francisco Ísmodes, señaló que los estudios recomiendan tres alternativas para llevar el gas hacia el sur. No precisó cuáles son. La instalación de tuberías tenía un avance de 30 %.

IMPLICANCIAS LEGALES

El analista César Caro, quien trabajó de cerca con el actual gobierno y el presidente Vizcarra hasta diciembre del 2017, sostuvo que, antes de relanzar el gasoducto, se deberían resolver las trabas legales que afronta el proyecto. Eso significa resolver la demanda interpuesta por Odebrecht contra el Estado por cancelar el gasoducto.

Y la más reciente es la presentada por la española Enagás. A inicios de mes, esta empresa interpuso un arbitraje reclamándole al Estado 500 millones de dólares, que habría invertido en la obra. 

Enagás, junto a Graña y Montero y Odebrecht, formaron el consorcio constructor del gasoducto. El Gobierno les canceló la concesión, debido a que no pudieron conseguir financiamiento por la mala fama de Odebrecht.

Sin embargo, para el economista Patricio Quintanilla, las demandas legales no tendrían por qué interferir en la reactivación del proyecto, porque se trata de uno nuevo. “Se supone que el próximo año debería iniciar si se rediseña”.

El especialista César Gordillo considera que el atraso del gasoducto es significativo y que en eso contribuye hasta la propia comisión del Congreso que investiga los actos de corrupción.

El grupo de trabajo, encabezado por el ahora presidente del Legislativo, Daniel Salaverry, no ha presentado el informe sobre los actos irregulares en el emblemático proyecto. “Mi impresión es que al Gobierno central no le interesa darle celeridad al gasoducto, sino ya hubiera puesto énfasis”.

César Caro señala que la falta de interés y presión obedece a la demanda del gas en el sur. No está garantizado el consumo. En el anterior modelo, el gas estaba destinado para un nodo de dos plantas termoeléctricas ubicadas en Ilo y Mollendo, que consumirían 250 millones de pies cúbicos de gas por día. “El gasoducto, con un tubo de 32 pulgadas, podría transportar hasta 1500 millones de pies cúbicos (…) Si sumamos el consumo que haría el nodo energético, las mineras del sur, el sector industrial y el doméstico, al comienzo, no va a llegar ni a los 450 millones de pies cúbicos”. Gordillo señala que así también se llevó el gas de Camisea a Lima y hoy la demanda está asegurada.

Desde el Congreso, el saliente presidente de la Comisión de Energía y Minas, Miguel Román Valdivia, señaló que no hay claridad sobre el proyecto.

AEROPUERTO CHINCHERO

El aeropuerto de Chinchero es otro de los proyectos paralizados. “Es muy fácil trabar proyectos, pero es difícil destrabarlos”, decía Kuczynski en 2017.

En medio de las demandas legales, a inicios de mes, el ministro de Transportes, Edmer Trujillo Mori, anunció que el proyecto se ejecutaría como obra pública y que el movimiento de tierras, para la construcción del mismo, iniciará en octubre.

El ministro también dijo que se evaluaba si la fase de construcción del cerco perimétrico se haría mediante un convenio con el Ejército o a través de una licitación.

Al respecto, Patricio Quintanilla señaló que el arbitraje planteado por Kuntur tampoco debería interferir en la reactivación.

MAJES SIGUAS II

Majes Siguas II, que puede convertir a Arequipa en una potencia agroexportadora, también está paralizado desde el año pasado. La propuesta de un cambio tecnológico en la irrigación, hecha por el consorcio Angostura-Siguas detuvo todo, pese a que las obras mayores iniciaron tan solo meses antes, en noviembre de 2017.

Ahora se está a la espera de que una comisión del Ministerio de Economía y Finanzas defina si acepta la propuesta económica del concesionario, integrado por la empresa española Cobra. Cosapi se retiró por el escándalo del club de la construcción.

El concesionario propone, en la Adenda 13, que el Estado asuma el sobrecosto del cambio tecnológico que ha calculado en 110 millones de dólares.

La gobernadora de Arequipa, Yamila Osorio Delgado, señaló que el reinicio depende de esta decisión.

Para Gordillo, el gobierno de Martín Vizcarra está priorizando los proyectos mineros, lo que ya ha empezado con el anuncio del inicio del proyecto Quellaveco en Moquegua, cuya inversión es aproximadamente 5300 millones de dólares.