EN VIVO - Noche Blanquiazul 2022: sigue aquí la presentación de Alianza Lima AHORA - Ministros ofrecen conferencia de prensa sobre emergencia por derrame de petróleo en Ventanilla

Mario Mendoza, el “octavo consejero”

La Republica

Autoproclamación. Gracias a su amistad con el expresidente del CNM Guido Aguila y su vínculo con los líderes del Apra, entre ellos el exmandatario Alan García. 

La Constitución Política del Perú establece que el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) tiene siete consejeros, pero que este número se puede ampliar a nueve, con uno proveniente de los gremios empresariales y otro del sector laboral.

Este aumento nunca se dio, al menos legalmente, pero parece que sí en los hechos. Diversas fuentes han relatado a La República que el ingeniero y empresario textil Mario Américo Mendoza Díaz se presentaba como el "octavo consejero".

PUEDES VER Detenido juez Walter Ríos realizó diligencia de control de identidad

Mendoza es muy cercano al expresidente de la institución, Guido Aguila Grados y los consejeros Iván Noguera y Julio Gutiérrez. Además, de jueces y fiscales de la Corte Suprema de Justicia, a quienes llamaba constantemente.

Ingreso libre

En los audios revelados por IDL-Reporteros se le escucha hablar con el presidente de la Corte Superior del Callao, Walter Ríos; con el consejero Iván Noguera; el juez supremo César Hinostroza; y el fiscal supremo Víctor Raúl Rodríguez Mendoza. Habría conversaciones con otros jueces supremos.

Fuentes del CNM dicen que Mendoza despachaba todos los días con Aguila, pese a lo cual no se ha encontrado ni un solo registro de su ingreso al CNM. Al "amigo del presidente, el personal de seguridad no le pedía identificarse.

Un lugar donde se le identifica como el "octavo consejero" es el restaurante La Gloria, en la segunda cuadra de la calle Atahualpa en Miraflores.

El empresario es un asiduo comensal de este local. En un audio del 11 de abril de este año, Mendoza coordina un almuerzo con el congresista Mauricio Mulder en el restaurante La Gloria.

Poderoso consejero

Un trabajador de ese local contó que en una oportunidad lo escuchó presentarse como tal, ante otro empresario. Recuerda ahora que Mendoza ha salido en la televisión, en los diarios y que otros comensales hablan de él en la sobremesa.

"Cuando los estaba atendiendo, un persona se acercó a saludarlo. Mendoza se paró a un lado y conversaron un momento. Eso no escuché. En un momento, ese amigo dijo: "Qué tal poder, tienes a tres consejeros sentados a tu mesa, te falta uno...".

"Clarito, escuché cuando respondió: 'Yo soy el octavo consejero'. Pensé que se refería a que él valía por ocho asesores, hasta que he visto todo este escándalo en la Magistratura", dice la fuente.

¿Sus acompañantes en esa ocasión? Aparentemente, aunque esto es difícil de confirmar, Guido Aguila, Julio Gutiérrez y probablemente "ese cantante de rock".

Otra anécdota que recuerdan en La Gloria y en otros lugares es que Mendoza gusta hablar durante los almuerzos de su cercanía con el expresidente Alan García, en su primer gobierno, en los años 80, y de vivencias mutuas durante la larga estadía del líder aprista en París, Francia.

“No es que esté muy vinculado al Partido Aprista, pero sí es amigo de muchos apristas. Fue promotor de un medio de comunicación que tuvo una ideología cercana a la nuestra y en el que trabajé en el año 88 y/o 89, el diario Hoy y la revista Visión”, recordó el congresista Mulder, en una declaración en Radio Programas.

Por eso, dicen, tiene el número y puede llamar al teléfono de los jueces de corazón aprista y sus congresistas. 

Empresario quería tener su propio estudio de abogados

- Una serie de abogados que han tenido contacto con Mendoza en los últimos meses han referido que el empresario consultaba la posibilidad de abrir su propio estudio de abogados.

- En los hechos, dicen, actuaba como un gran estudio de abogados. "No te hablo de que se comportaba como un gran abogado, te digo que operaba como un gran estudio de abogados", refieren.

Mendoza decía poder solucionar cualquier conflicto judicial gracias a sus contactos. "Con mis contactos puedo poner un estudio de abogados. Yo soy ingeniero, pero contrato a otros para que redacten y firmen los documentos y, con mis contactos, sale todo", se le habría escuchado decir.