PARO DE TRANSPORTISTAS DEL 4 DE JULIO - ¿quiénes se suman a la protesta y cuáles son sus exigencias? DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Gobierno entregaría bono mensual de S/ 500 a los afectados

Proceso del CNM para elegir al jefe de la ONPE estuvo plagado de irregularidades

La Republica

No presentó doctorado ni maestría, obtuvo el más bajo puntaje en examen de conocimientos, propuso aumentar el sueldo a los empleados de la ONPE cuando esa función no le corresponde y, sin embargo, Adolfo Castillo fue nombrado titular del órgano de procesos electorales.

El físico Adolfo Castillo Meza era el aspirante menos idóneo al cargo de jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). Sin embargo, en el Consejo Nacional de Magistratura (CNM), coincidieron intereses para la designación en el puesto, no obstante que estaba lejos de cumplir con el perfil. Dieciséis meses después, ahora Castillo afronta imputaciones sobre presuntas irregularidades en la conducción de la ONPE, actos que confirmarían que no debió haber sido nombrado por el CNM.

Después de la revisión de la documentación sobre la elección del jefe de la ONPE en mayo del 2017 y entrevistas con personas que participaron en el procedimiento, una investigación demuestra que los miembros del CNM adecuaron las normas internas para que el aspirante Adolfo Castillo Meza resultase ganador de selección, a pesar de sus bajas calificaciones.

PUEDES VER Jefe de la ONPE tiene hasta mañana para presentar informe ante el CNM

Los mecanismos aplicados por los miembros del CNM contravinieron el reglamento elaborado para el concurso, según este diario pudo verificar y confirmar mediante declaraciones de personas que intervinieron en el proceso.

Hace poco, el presidente del CNM, Orlando Velásquez, admitió en una entrevista que el problema en la elección de Adolfo Castillo "fueron los mecanismos de elección". Pero lo que no aclaró fue que el reglamento lo elaboraron ellos mismos.

Mentira verdadera 

Adolfo Castillo, un físico cuyo único trabajo relevante fue haber cumplido durante diez años la labor de director de Informática de la Universidad Cayetano Heredia, fue seleccionado sin presentar experiencia en el sistema electoral –a diferencia de otros competidores–, ni demostrar capacidad de liderazgo para llevar adelante una institución del Estado.

En el reglamento del concurso del CNM, aprobado el 4 de enero del 2017, el artículo 3 establece que el postulante al cargo de jefe de la ONPE debe tener una conducta intachable. Por añadidura, el artículo 4 establece que toda documentación presentada por el candidato debe responder a la verdad

Estos artículos fueron quebrantados.

En el currículum que presentó Adolfo Castillo al CNM, declaró contar con el grado de Magíster en Física y Matemáticas otorgado por la Universidad de la Amistad de los Pueblos Patricio Lumumba, de Moscú, en junio de 1986 y que el registro de reconocimiento de la Academia Nacional de Rectores sobre la maestría era la 703-88-ANR.

Sin embargo, de acuerdo con un reporte de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), Castillo tiene un título de físico otorgado por la Universidad Lumumba y no una Maestría en Física. Es decir, no cuenta con estudios de postgrado, por lo que debió ser descalificado de inmediato. Es más, cuando fue evaluado, en los acápites "Grados Académicos", y en las variables "Doctor" y/o "Maestro", los miembros del CNM no le dieron ningún puntaje porque no acreditó los mencionados títulos (ver documento).

Al enteraste de estos hechos, algunos de los que habían competido solicitaron la inmediata nulidad de la elección de Castillo por falta grave y violar el reglamento, pero, increíblemente, el CNM declaró infundada la queja. ¿Bajo qué argumento? Que el CNM no le dio puntaje por grado o título. Pero el punto era que Castillo había mentido.

La República solicitó formalmente una entrevista con el jefe de la ONPE por intermedio de la Oficina de Comunicaciones, pero prefirió no responder. Eligió el silencio.

A pesar de que para postular a un cargo para el Estado, mentir en el currículum significa la descalificación inmediata, a Adolfo Castillo la mentira se la pasaron por alto.

Además de Adolfo Castillo Meza, llegaron a la fase final del proceso de selección para jefe de la ONPE María Elena Tillit, Félix Jiménez Chuque, Carlos Loyola Escajadillo y Luigino Pilotto Carreño. Todos con experiencia en temas electorales y de gestión en el estado. Menos Castillo.

Repartija de puntos

María Elena Tillit era subgerenta de Programación de Procesos Electorales de la ONPE; y Félix Jiménez Chique, jefe de la Oficina de Registros Civiles e Identificación de Menores del Reniec.

En el caso de Carlos Loyola Escajadillo, se desempeñaba como gerente de Planificación y Presupuesto del Reniec. En tanto, Luigino Pilotto Carreño fue jefe de la Oficina General de Asesoría Jurídica de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp).

Favorecimiento desde el primer momento.

El examen de elección para jefe de la ONPE tuvo cuatro componentes. La valoración del currículum, el examen escrito, la entrevista personal y plan de trabajo.

En el examen escrito, que equivalía al 25 por ciento del puntaje total, Adolfo Castillo obtuvo 68.10 puntos, 16 por debajo del primer lugar obtenido por Luigino Pilotto (84.90 puntos) y 11 respecto a Carlos Loyola y María Elena Tillit (79.30 puntos c/u). Castillo logró uno de los cinco cupos con un bajo puntaje.

Durante el examen pasó algo extraño. El CNM le "regaló" a cada postulante 5.6 puntos, bajo el argumento de que en la prueba había una pregunta mal formulada. Gracias a ese significativo "obsequio", Adolfo Castillo recién pudo superar los 66.66 puntos que eran necesarios para pasar a la siguiente fase. Lo que debió hacer el CNM fue anular esa supuesta pregunta errónea y no favorecer a nadie.

No fue la única vez en la que aparentemente Castillo recibió una mano.

Respecto a la valoración del currículum vitae, Adolfo Castillo cosechó tan solo 17 puntos. La baja performance se debió a que carecía de maestría, doctorado, publicaciones y experiencia en el Estado. Sus otros competidores obtuvieron 44 puntos (María Elena Tillit); 36.50 puntos (Carlos Loyola); 8 puntos (Luigino Pilotto Carreño); y 3 puntos (Félix Jiménez).

Ante los resultados, Jiménez, Loyola y Castillo pidieron que se reconsiderara sus calificaciones. Según ellos, el CNM había pasado por alto la experiencia profesional y publicaciones, entre otros.

El CNM rechazó los reclamos de Jiménez y Loyola y solo admitieron la queja de Adolfo Castillo. Los consejeros lo habían calificado con 17 puntos, y luego de la revisión de la misma documentación que había presentado decidieron subirle hasta 25 puntos. Sorprendentemente, lo había exigido Castillo, era lo mismo que Jiménez y Loyola, pero los señores del CNM solo tuvieron ojos para este.

Camisa grande

Adolfo Castillo también recibió gran puntaje en la exposición y sustentación de su plan de trabajo, además de la entrevista personal, pese a las respuestas erróneas que formuló ante pleno del CNM.

En su exposición, Castillo señaló que la ONPE cuenta con alrededor de 90 millones de soles de recursos propios y afirmó que los usaría para mejoras de infraestructura y de remuneración del personal del organismo electoral. En ese momento, el consejero Orlando Velásquez le hizo notar que su iniciativa no era posible cumplir debido a que las normas señalaban que los incrementos remunerativos los determinaba el Ministerio de Economía y Finanzas y porque el jefe de la ONPE no estaba en capacidad de definir políticas de sueldos. Según el reglamento del concurso, el jefe de la ONPE debe tener conocimiento sobre el manejo de los recursos que se le asignan. Pero en el proceso de evaluación, Adolfo Castillo demostró lo contrario.

No importaba. El CNM ya lo tenía resuelto. Y le otorgaron 91.29 puntos, mientras que a los demás concursantes, que sí conocían de la materia por su experiencia en el Estado, los consejeros les concedieron menor puntaje.

Sin mayor experiencia de gestión en materia electoral en el Estado, sin títulos de doctorado y maestría, con poca información sobre el manejo de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), todo indicaba que Adolfo Castillo Meza no era precisamente la mejor elección. Pero con los puntos regalados por el CNM, salió designado. 

Informe recomendaría acusación

- La consejera Maritza Aragón Hermoza, encargada de elaborar el informe de la investigación preliminar contra Adolfo Castillo Meza por haber favorecido al partido político de José Luna Gálvez, Podemos Perú, en su inscripción, hizo saber a los miembros del CNM que concluyó con sus pesquisas, y que las presentará esta semana para que sean debatidas el martes próximo durante el pleno del CNM.

- La comisión investigadora que preside Aragón debió entregar su informe ayer, martes, ante el pleno del CNM y hacer conocer si se encontraron elementos para abrir proceso disciplinario al jefe de la ONPE, o si es que no encontró nada irregular, pero el resultado se hará esperar.

- Fuentes del CNM informaron que la comisión plantearía proceso disciplinario contra Castillo por beneficiar a Podemos Perú. “La denuncia de la exasesora legal Susana Guerrero de la ONPE incluyó horas y fechas; son contundentes, y eso no se podía borrar. Existieron irregularidades que no pudieron ser levantadas”, indicaron las fuentes.

- De abrírsele proceso, Castillo será separado del cargo hasta que culmine la investigación.

 

Por arte de magia

En la evaluación del currículum, Adolfo Castillo recibió del CNM 17 puntos. Pidió una revisión y en el último día del concurso se le regalaron 8 puntos y subió a 25.

foto

foto