Norma sobre publicidad estatal ya perjudica los servicios a la población