Kenji Fujimori: “Me quieren ahorcar, pero todavía hay flujo de aire y de sangre”