Comunidades de Cajamarca interponen acción de amparo contra el proyecto Chadin II

La República
17 May 2018 | 4:25 h

En el documento señalan que la construcción de esta central hidroeléctrica, que es parte de un megaproyecto que comprende 20 represas sobre el Río Marañón, amenaza el derecho constitucional a vivir en un medio ambiente equilibrado y adecuado para el desarrollo de la vida.

Representantes de comunidades de la provincia de Celendín presentaron una demanda constitucional de amparo contra el proyecto Chadin II ante el Juzgado Mixto de Celendin, de la Corte Superior de Cajamarca. Solicitaron que se garantice el derecho a vivir en un medio ambiente sano y equilibrado, y que además se proteja la biodiversidad del Río Marañón. A esto agregaron la nulidad del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto.

Los denunciantes refirieron que este emprendimiento hidroeléctrico prevé el represamiento de las aguas del Río Marañón en un área de 32,5 kilómetros cuadrados a lo largo de 22 kilómetros de su cauce. También alertaron que la inundación de las tierras aledañas podría generar el desplazamiento de aproximadamente un millar de personas que viven en los departamentos de Cajamarca y Amazonas, además de afectar el ecosistema de manera irreparable.

Para sustentar la acción de amparo apelaron a la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humano, la Constitución Política del Estado y el Código Procesal Constitucional.

El abogado Juan Carlos Ruiz Molleda, de IDL, explicó que las represas impiden el paso de los sedimentos que son los que dan vida a los ríos.

“Son la base de la cadena alimentaria de los peces, son los que fertilizan las tierras donde los pueblos indígenas siembran. Si a esto agregamos que el Estudio de Impacto Ambiental de este proyecto ha sido duramente cuestionado por su deficiente elaboración, podemos concluir que este proyecto debe ser detenido en aplicación del principio precautorio, mientras no exista certeza científica sobre los impactos de Chadin II en el Río Marañón”, precisó Ruiz Molleda.

Por su parte, el dirigente Milton Sánchez Cuba afirmó que estos proyectos no traen el desarrollo como les han dicho, ya que han sido aprobados con serios indicios de corrupción de políticos con la empresa Odebrecht.

En el año 2010, Odebrecht hizo un estudio de factibilidad para la construcción de esta represa a través de su subsidiaria AC Energía SA, a la que transfirió la concesión temporal del proyecto.