El fantasma de Chimpum asoma en la lid chalaca

La Republica

Elección regional. Varios candidatos al Gobierno Regional del Callao vienen de Chimpum, pero ahora van con otros partidos. Moreno no tentaría otro cargo.

Después de 22 años bajo el manejo de Chimpum Callao, la región chalaca acaricia la posibilidad de la renovación. En la contienda por el gobierno regional, sin embargo, el pasado de algunos aspirantes que vienen del grupo que fundó el apresado Alex Kouri asoma como una mochila que puede pesar cada vez más.

Entre los aspirantes más sonados están Juan Sotomayor, alcalde del Callao hasta inicios de este mes; Rogelio Canches, ex gobernador y ex congresista; Kiko Mandriotti, presidente del club deportivo Cantolao; Patricia Chirinos, hasta hace poco alcaldesa del distrito de La Perla; y el conocido médico Ciro Castillo.

PUEDES VER Después de 10 meses, Congreso empezará a indagar sobre el Callao

Además están el consejero regional Eric Cornejo, opositor a Chimpum; el ex congresista Enrique Wong; Malcolm Durand y Jaime Hinojosa. Se vocea a muchos más.

El factor Chimpum Callao ha comenzado a aparecer como arma de la contienda. El mismo Félix Moreno, actual gobernador, asoció a Sotomayor y a Omar Marcos, aspirante a la alcaldía provincial, con el movimiento chalaco que hasta hace años los agrupó.

"Tanto Omar como Juan somos Chimpum Callao", dijo Moreno con sonrisa traviesa al periódico Prensa Chalaca.

Luego de los escándalos de corrupción, que tuvieron como pico la condena a Kouri y el encarcelamiento temporal de Moreno, cualquier vinculación a esta marca genera rechazos.

De los aspirantes en carrera al gobierno regional, ya varios son cuestionados por su paso por Chimpum, como Sotomayor, Canches y Chirinos, entre los más sonados.

El ex alcalde fundó Chimpum con Kouri, aunque luego se distanció, enfrentado con Marcos. Creó su partido propio, Vamos Perú, que preside.

"Yo fui expulsado de Chimpum. Se denunció un chuponeo y fue trabajado por un político. Fue mano para sacarme. Que se fijen en mis obras. A varios de mis rivales los conozco porque son de Chimpum", dijo Sotomayor.

Canches, al principio opositor a Kouri, trabajó luego para la gestión de Moreno.

"Todavía no estoy sacando temas en prensa", se excusó de participar de esta nota.

Chirinos fue consejera regional y alcaldesa distrital con Chimpum. Ahora es precandidata de Acción Popular (AP), pero varios acciopopulistas la rechazan por su pasado chimpunero. Chirinos visitaba a Kouri en prisión y uno de sus colaboradores, Carlos Ávalos, es primo de Moreno.

"Los militantes están muy mortificados con la posible candidatura de la señora Chirinos. Están reclamando por la parcialidad del comité electoral departamental (del partido)", comentó Mesías Guevara, presidente de Acción Popular, para esta nota.

Mandriotti, conocido dirigente deportivo, confía en el rechazo a Chimpum. Su grupo, Por Ti Callao, tiene como líder a Pedro López, que impidió a Chimpum ganar el distrito de La Perla en tres elecciones.

"En nuestras encuestas estamos primero y lo percibimos en la calle. La gente no quiere nada con Chimpum. Y los otros candidatos están asociados a ese grupo", sostuvo.

Chirinos no pudo contestar por atender otros compromisos, según su colaborador.

Castillo, de Alianza para el Progreso, también destaca no venir de Chimpum, aunque fue gerente de salud del municipio chalaco en el 2012.

"Mis rivales cargan una pesada mochila. Su estrategia es distribuirse en todas las otras organizaciones, pero son el mismo equipo", nos aseguró.

En mayo se definirán las candidaturas en elecciones internas de los partidos. Luego vendrá la competencia oficial.

Figuritas Repetidas , por José Carlos Rojas

No parece haber renovación de la política chalaca. Son casi los mismos que vienen compitiendo elección tras elección, con pocas excepciones. Muchos que siguen ahora corren con logos partidarios distintos a los comicios pasados.

Hay una gran incógnita de lo que pasará con Chimpum. Después de tantos años en los gobiernos locales y regional, y con varios de sus líderes con cuestionamientos, e incluso llegando a estar en la cárcel, algún impacto negativo tendría que vislumbrarse.

Más allá de si van con el logo de Chimpum o no, va quedando claro que la forma de hacer política no va a cambiar si, como hasta ahora parece, la siguen protagonizando los mismos actores con sus mañas.