ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Política

Verdad y posverdad sobre el caso Marcos Hinojosa

La Republica

Descargo. Según gerente de Seguridad Ciudadana, hay una campaña para afectar la candidatura de Zegarra. El jueves pasado lo detuvieron por usar un vehículo oficial para su beneficio.

El gerente de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad Provincial de Arequipa, Marcos Hinojosa Requena, tiene una versión distinta sobre su detención ocurrida el jueves por utilizar un automóvil del Estado en beneficio personal. Para él se trata de un malentendido y que por eso lo liberaron.

Para el funcionario, esta intervención forma parte de una campaña que pretende perjudicar a Alfredo Zegarra Tejada, quien se perfila como candidato al Gobierno Regional de Arequipa. "Es una operación de demolición sistemática contra Alfredo Zegarra", acusó. Sin embargo, el operativo de ayer lo organizaron el Ministerio Público y Policía Anticorrupción, que supuestamente están libres de la influencia política. "Utilizan a un funcionario de tercer nivel para desprestigiar a Zegarra, que  hizo dos gobiernos exitosos en Arequipa".

PUEDES VER El Ticsani, un volcán a punto de despertar

Hinojosa llegó ayer a las instalaciones del Palacio Municipal del Centro Histórico para dar su versión a los periodistas. Él fue intervenido por la Policía y la Fiscalía Anticorrupción a bordo del patrullero de Serenazgo eGN-755, conducido por Gregorio Quispe Quispe, también detenido. Según las indagaciones, el uso de la unidad, destinada al patrullaje, era movilidad personal del funcionario. 

La aprehensión del jefe de Seguridad Ciudadana se realizó cerca de la 8.30 horas, rindió una declaración junto al chofer y por la noche ambos retornaron a sus casas. Hinojosa y el trabajador edil seguirán siendo investigados, pero en libertad.

El hombre de confianza de Alfredo Zegarra indicó que el día de su detención estuvo trabajando desde las 03.30 de la madrugada para evitar que abran  los prostíbulos. Llegó ahí en el carro de su hija. Luego se constituyó en la base del Serenazgo, la avenida Venezuela y marcó su ingreso como todo trabajador edil a las 6.30 horas. Luego, habría retornado a su casa en la calle Paul Rivet de Vallecito (Cercado), de donde salió al promediar las 8.00 horas. Es decir, a la hora de la intervención ya estaba trabajando. Para él, no podrían denunciarlo por peculado en uso.

Según Hinojosa, cuando caminaba por la zona, a dos cuadras de su casa abordó el vehículo de Serenazgo con dirección al Ministerio Público para coordinar un operativo. Aclaró que el vehículo no lo recogió de su casa, estaba patrullando la zona que le fue asignada. 

La otra versión

El trabajo de investigación de las autoridades tiene una lectura muy diferente. A Hinojosa le hicieron un seguimiento de ocho días. Se evidenció que esa unidad se estacionaba a dos o tres cuadras de la casa del gerente. 

El funcionario indicó que la unidad realizaba patrullaje, pero es extraño que solo el chofer se encontrara en el vehículo, ya que por lo general son dos efectivos que realizan esta labor.

La rutina era la siguiente: El vehículo esperaba estacionado en el sector de Vallecito hasta que recibía una llamada telefónica, luego se movilizaba hasta dar con el jefe de Seguridad Ciudadana. Daban algunas vueltas por la zona y finalmente llegaban a su destino, siempre con rutas distintas. 

La fiscalía anticorrupción cuenta con los videos de vigilancia como pruebas del presunto delito. Entonces no es tan cierta la versión de Hinojosa que está libre de polvo y paja.

Finalmente, será el poder judicial quien determine si la hipótesis fiscal sobre el delito es cierta, una vez el caso pase a juicio. ß