Keiko, Acuña y Alan pretenden no tener otros rivales

La República
21 Abr 2018 | 13:23 h

Cálculos. Julio Guzmán y Verónika Mendoza van en segundo y tercer lugar en intención de voto, según Ipsos, y ocupan lugar expectante en la aprobación de líderes políticos en sondeo de GfK. Ahora, desde el Congreso buscan sacarlos de carrera con proyectos de ley del Apra y de APP que benefician también a Keiko.

El último sondeo de opinión pública de abril de Ipsos ubica a Keiko Fujimori en el primer lugar en intención de voto para los comicios presidenciales del 2021, con un 15%. Apenas con un punto de diferencia, Julio Guzmán se encuentra en el segundo lugar con 14%. Verónika Mendoza va en el tercer puesto, con un respaldo del 11%.

Con esta fotografía del momento, estando a más de dos años de la contienda general, desde el Congreso se cocina una contrarreforma electoral que, de ser aprobada, automáticamente podría dejar fuera de carrera a Julio Guzmán y Verónika Mendoza, los directos competidores de Keiko Fujimori, quien ya perdió en dos elecciones consecutivas.

PUEDES VER Keiko Fujimori responde sobre supuesto acuerdo con su hermano Kenji

Directos adversarios

El sondeo de GfK de marzo también ubica a Julio Guzmán y Verónika Mendoza en lugares expectantes en el sondeo de aprobación de desempeño como líderes políticos. Guzmán está en el tercer lugar y tiene un respaldo del 26%. Le sigue Mendoza con 20%. Los hermanos Keiko y Kenji Fujimori tienen 27% y 26%, respectivamente.

Otra variable que refuerza el considerable respaldo de Guzmán y Mendoza nos remonta a los comicios del 2016. Recuérdese: el candidato de Todos por el Perú fue sacado a mitad de la contienda, el 10 de marzo del 2016, por incumplir los estatutos internos de su organización política en el proceso de designación de los candidatos.

En la misma etapa, las autoridades electorales tuvieron en sus manos denuncias por la entrega de dádivas por parte de Keiko Fujimori, pero el jurado electoral no tuvo la misma rigurosidad.

Guzmán fue retirado cuando se ubicada en el segundo lugar en intención de voto, con 10,4%, según GfK.

Por otro lado, Verónika Mendoza, en el 2016 ocupó el tercer lugar en los resultados generales, obteniendo el 18,7% de respaldo; con 2.8 millones de votos. Dejó lejos a Alfredo Barnechea (Acción Popular), quien llegó a la meta apenas con un 6,9%.

Bajo estas circunstancias, el actual Congreso ha optado por mandar al tacho la propuesta de un nuevo código electoral y, al contrario, ha ido sacando leyes aisladas con el propósito de sacar de la cancha a los adversarios políticos en los comicios regionales y municipales.

En la misma línea, el Congreso ahora tiene en agenda dos proyectos de ley que apuntan directamente a Julio Guzmán y Verónika Mendoza, a efectos de no dejarlos participar en los comicios del 2021.

Maniobra congresal

En ediciones previas, La República dio cuenta de las movidas, cual tablero de ajedrez, que efectuó el actual Congreso con el fin de deshacerse de adversarios en los comicios regionales y municipales.

El 20 de octubre del 2017 fue promulgada la ley 30673, con lo cual se ajustó el plazo para la inscripción de los movimientos regionales y municipales, el mismo que ya se cerró el 10 de enero.

Con esta jugada, al menos 78 movimientos regionales y provinciales del país que estaban cerrando sus procesos de inscripción quedaron automáticamente fuera, por obra y gracia del Congreso.

Una de las afectadas fue Susel Paredes, aspirante a la municipalidad de Magdalena del Mar, quien tuvo que dar la pelea en el terreno legal y logró una resolución del Jurado Nacional de Elecciones que le permite participar en la contienda de este año.

Esto generó la molestia del fujimorismo. Ello quedó en evidencia esta semana, cuando el titular del organismo electoral, Víctor Ticona, fue citado por la Comisión de Constitución para explicar el proceso de aprobación de la resolución favorable para Susel Paredes.

Quien aún no está seguro de su participación por esta maniobra congresal es Enrique Cornejo, aspirante a la alcaldía de Lima. El líder del movimiento Contigo Ciudadano expresó que los miembros del Congreso buscan generar un “oligopolio político”.

“Los distritos ya no pueden elegir al buen vecino; se ven obligados a elegir entre candidatos que les imponen los partidos ya inscritos”, protestó.

El segundo golpe

Tras dar el primer golpe legislativo en las instancias locales y regionales, el Congreso ahora busca hacer lo mismo, con miras a las elecciones del 2021.

Y es que el martes último, el aprista Mauricio Mulder pidió en la Comisión de Constitución sacar un dictamen de su proyecto de ley 482. Tal como advertimos al día siguiente, si esto se convierte en ley, Julio Guzmán y Verónika Mendoza ya no podrían postular para la presidencia en el 2021.

Esto debido a que el proyecto de Mulder busca imponer tres años de militancia en un partido, como requisito mínimo para ser candidato al Congreso o la Presidencia.

Ni Julio Guzmán ni Verónika Mendoza cumplen con este requisito, porque se encuentran en pleno proceso de formalización de la inscripción legal de sus organizaciones políticas.

Una propuesta muy similar fue presentada por Richard Acuña, legislador de Alianza Para el Progreso. La estrategia perfecta para decir que se trata de una iniciativa de múltiples bancadas.❧

El dato

- Nnuevo proyecto. La parlamentaria Patricia Donayre presentó esta semana el proyecto de Ley N° 2750 que plantea crear el delito contra el derecho de sufragio, que aplicaría a los políticos que reciben aportes económicos ilegales para sus partidos o campañas electorales. Se trata de una de las iniciativas que el Parlamento prefiere no debatir.

Nuevo Perú apuesta por amplia reforma

- Álvaro Campana, secretario general de la organización Nuevo Perú, que tiene como aspirante a la presidencia a Verónika Mendoza, explicó que a la fecha continúan con el proceso de recolección de firmas para la inscripción del partido; sin embargo, reclamó que el requisito de las 700 mil firmas es un valla alta que ninguno de los partidos con presencia en el Congreso ha cumplido.

- “En la práctica se requiere el triple de esa cantidad de firmas para pasar el filtro del Reniec y el procedimiento administrativo implica un costo promedio de dos millones de soles”, explicó.

- El dirigente adelantó que Nuevo Perú insistirá en sus propuestas de reforma electoral integral, que incluye no solo la modificación de los requisitos para inscribir un partido, sino también la regulación sobre el control sobre el financiamiento.